AFTEROFFICE
deportes

Dustin Johnson, casta y temple

El estadounidense Dustin Johnson se convierte en el primer campeón del World Golf Championship México, y en el quinto jugador que gana en su primer certamen como número uno del ranking mundial.
Alain Arenas
05 marzo 2017 18:11 Última actualización 06 marzo 2017 5:0
Johnson terminó al frente de la clasificación con 270 golpes bajo par. (AP)

Johnson terminó al frente de la clasificación con 270 golpes bajo par. (AP)

Nunca se desesperó. En la primera jornada del World Golf Championship México Dustin Johnson terminó con un golpe bajo par. En la segunda y tercera mejoró y concluyó con -5, pero en la ronda final evitó los errores, firmó tarjeta de -3 y terminó con un total de -14 para consagrarse campeón de la primera edición de la justa celebrada en el país.

No fue un torneo sencillo para el número uno del mundo. En la ronda del sábado fue líder, hasta que Justin Thomas registró un hoyo en uno en el 13, con el que fue relegado al segundo lugar. Ayer la historia se repitió, cuando el español Jon Rahm acertó un eagle en el 10, con el que cedía la cima nuevamente.

El estadounidense respondió con un birdie en el 15, que combinado con los bogeys de Rahm en el 16 y 17 le garantizaron la victoria para sumar su segundo campeonato en las últimas dos semanas, después de también ganar el Genesis Open el 19 de febrero pasado.

1
  

  

(AP)

“Mi tiro favorito fue el del hoyo 18, con él aseguré el par y eliminé la posibilidad del desempate. También fueron buenos los tiros en el 15 y 16, que me permitieron mantenerme en la pelea. No tuve tiros malos, pese a que registré dos bogeys (hoyos 12 y 13). La ronda final fue muy regular”, destacó Johnson, quien ganó 1.57 millones de dólares de la bolsa de 9.75 que repartió el torneo.

El título de Johnson significó también su segundo en las últimas tres ediciones del WGC (que de 2011 a 2016 se disputó en Miami) y su cuarto campeonato en la historia de los World Golf Championships (en 2013 ganó el Champions, en 2015 el Championship y el Invitational).

“Se me complicaron los green en varios hoyos, pero conforme me adapté al campo cada vez fallé menos con el putt. Tuve la ventaja que golpee muy bien en los tees de salida, me ayudaron a cubrir bastantes yardas y como consecuencia fueron más sencillos mis tiros para acercarme al green”, mencionó, luego de ganar su torneo 11 en la gira de la PGA.

Desde 2014, año en el que se convirtió en padre, Johnson suma cinco títulos. El golfista asegura que este suceso en su vida le ayudó en su juego. “Es fantástico que mi hijo esté sano, me da tranquilidad cuando salgo de gira. Paulina, mi esposa, y yo estamos muy emocionados porque pronto tendremos nuestro segundo hijo”.

A diferencia de Johnson, Justin Thomas y Rory McIlroy, sus compañeros en el grupo de honor, no mantuvieron la regularidad. El primero terminó con -11 (+1 en la ronda final), como resultado de sus cinco bogeys, mientras que el segundo finalizó con par de campo, debido a que sólo pudo conseguir un birdie en sus últimos nueve hoyos.

“No fue un buen día. Debí arrancar agresivo, pero en lugar de eso entré desconectado al campo, pese a que sabía que no podía ser así. Vi el arranque que tuvo Dustin Johnson en los primeros nueve hoyos y simplemente no pude seguir el ritmo”, señaló McIlroy. “No todo fue negativo. Para ser mi primer torneo, después de seis semanas sin jugar un torneo por la lesión en las costillas, estoy satisfecho con mi desempeño”.

Phil Mickelson, quien arrancó la última jornada a dos golpes del liderato, repitió sus errores en los tees de salida del sábado. Su bola volvió a enredarse con los árboles del Club de Golf Chapultepec y concluyó con par de campo, -10 en total, cuatro golpes detrás del campeón.

“Este fue un torneo bueno para mí y sirvió recuperar mi confianza. Los primeros hoyos que tuve fueron muy sólidos (eagle en el 11 y birdie en el 15), luego tuve problemas en los últimos nueve. Las próximas semanas me dedicaré a trabajar algunas cosas, pero estoy conforme porque tuve muy buenos tiros”, sintetizó Mickelson.

Hideki Matsuyama, número tres del ranking de la PGA, tuvo una actuación para el olvido. Al principio del abierto tuvo una infección estomacal que mermó su nivel de juego. En las primeras dos rondas terminó con uno por arriba de par. En los últimos dos días arrojó mejores números, pero concluyó el abierto con -3, empatado en el lugar 25.

El mexicano Roberto Díaz finalizó el torneo con 10 golpes arriba de par, en el sitio 67. Sólo ocho jugadores tuvieron un peor rendimiento que el suyo.