AFTEROFFICE
deportes

Dustin Johnson renace

El deportista estadounidense superó el consumo de drogas -que lo marginó de la PGA- con ayuda de su familia, para convertirse en el mejor golfista del mundo y un filántropo que ayuda a niños que quieren practicar este deporte.
Axel Beissner | Alain Arenas
14 junio 2017 22:5 Última actualización 15 junio 2017 5:0
En el Abierto de Estados Unidos saldrá con ventaja porque se juega en un campo largo. (AP)

En el Abierto de Estados Unidos saldrá con ventaja porque se juega en un campo largo. (AP)

El anuncio de la llegada de sus dos hijos hizo que renaciera su alegría por al jugar al golf. Dustin Johnson informó el 31 de julio de 2014 que había solicitado una licencia de ausencia para el resto de aquella temporada. Pero mintió.

“Voy a utilizar este tiempo para buscar ayuda profesional para los retos personales que he enfrentado”, expresó a través de un comunicado. En realidad tuvo que cumplir una suspensión de seis meses impuesta por el PGA Tour, después de dar positivo por cocaína en un examen antidopaje. Una fuente confirmó entonces a Golf.com que el golfista reincidió en el consumo, después de que en 2009 se le detectara uso de mariguana y en 2012 también de cocaína. Sin embargo, la PGA desmintió que fue sancionado por abuso de sustancias ilegales. El organismo detalló que se retiraba momentáneamente del golf profesional por problemas personales.

“Al comprometer el tiempo y los recursos necesarios para mejorar mi salud mental, bienestar físico y emocional, estoy seguro de que estaré mejor equipado para explotar mi potencial y convertirme en un campeón consistente”, agregó.

Apenas 1 mes y 20 días después de dar aviso sobre su retiro temporal, el 23 de septiembre de 2014 su pareja, Paulina –hija del legendario jugador de hockey sobre hielo Wayne Gretzky-, reveló que estaba embarazada de su primer hijo, Tatum, quien nació el 19 de enero de 2015, dos semanas antes del repunte de Johnson en el circuito profesional.

El jugador negó que tuviera problemas de consumo de drogas, pero sí aceptó que padecía de alcoholismo. Decidió solucionar el problema. Se apartó de la bebida desde el inicio de ese año. Pidió ayuda a un entrenador de vida y su suegro se convirtió en un confidente.

Volvió a los campos en febrero de 2015. Conquistó el Cadillac Championship (hoy México Championship), quinto torneo que disputó tras su regreso, y ese mismo año quedó en el segundo puesto del US Open, a sólo un golpe del campeón, Jordan Spieth.

Su repunte continuó en 2016. En el segundo Grand Slam del año ganó su primer major y el primero de tres títulos en total en esa temporada. La buena racha la extendió a esta temporada, en la que también registra tres triunfos. El Genesis Open, el último de ellos, le permitió escalar al primer lugar del ranking mundial, en el que se mantiene desde hace 16 semanas. Siete días más tarde Paulina dio a conocer que se encontraban en espera de su segundo niño, quien nació el lunes pasado.

“Sus problemas nunca estuvieron en su nivel de juego, sino en su mente. Su recuperación fue fantástica. En el Abierto de Estados Unidos –que se disputará a partir de este jueves y hasta el domingo- saldrá con ventaja porque se juega en un campo largo. Tiene un golpe muy fuerte, de más de 310 yardas en promedio, que será en una ventaja en un campo como el de Erin Hills (Wisconsin), que es muy grande. Pocos jugadores tienen un golpe tan fuerte como él”, explica Rafael Quiroz, director del World Golf Championships-México Championship.

Quiroz agrega que el campo tiene roughs altos que exigen a los jugadores dar swings prolongados. Este movimiento podría causarles contracturas en la espalda a los golfistas. En el caso de Johnson, quien se recupera de una lesión en esa parte del cuerpo, la cual le impidió participar en el Masters de Augusta, podría ocasionarle que regresen sus molestias.

El vigente campeón del Abierto de Estados Unidos ha sumado al menos un título en cada una de sus 10 temporadas como profesional, con lo que posee la racha más larga entre los golfistas actuales. En 2016 tuvo su mejor desempeño, por lo que fue reconocido por la PGA como el Jugador del año y lideró el tour en ganancias.

VOCACIÓN ALTRUISTA
Dustin Johnson creó en 2010 la fundación que lleva su nombre. Tiene por objetivo impulsar el golf en niños, jóvenes y adultos. De acuerdo a su sitio, no tiene fines de lucro y está patrocinada por el mismo jugador y por empresas como Adidas, Taylor Made, Hublot y New Era. Tres años más tarde inauguró su escuela de golf, la cual dirige Allen Terrell, su entrenador en la Universidad de la Costa de Carolina.