AFTEROFFICE
DEPORTES

Durant acaricia marca de Michael Jordan

El basquetbolista de 25 años necesita dos juegos más para igualar una marca de Jordan de 40 partidos seguidos anotando al menos 25 o más puntos. Sin embargo, aún le falta mucho para superar la grandeza del jugador más grande que ha tenido la NBA. 
Nancy González
02 abril 2014 21:19 Última actualización 03 abril 2014 5:0
Kevin Durant es la estrella de los Oklahoma City Thunder. (Reuters)

Kevin Durant es la estrella de los Oklahoma City Thunder. (Reuters)

La carrera de Kevin Durant está a punto de dar un giro importante, si consigue romper una de las legendarias marcas de Michael Jordan con más partidos consecutivos anotando al menos 25 puntos. Sin embargo, de lograrlo, el astro del Thunder de Oklahoma apenas estaría acercándose un poco a la figura del que se ha considerado el más grande basquetbolista de todos los tiempos.

Desde que las estrellas Shaquille O’Neal y Kobe Bryant se apagaron, no ha surgido otro jugador emblemático en la NBA, pese a que LeBron James se ha esforzado para ocupar esa posición.

De una forma más discreta, Durant ha destacado y poco a poco se ha abierto paso para convertirse en una de los basquetbolistas más destacados de la liga y líder indiscutible de la selección estadounidense en los últimos años, al grado de ser nombrado Jugador Más Valioso en el Campeonato Mundial Turquía 2010, donde ayudó a ganar a su país la medalla de oro, además de ser vital en la coronación en los Juegos Olímpicos Londres 2012.

placeholder

El jugador de sexto año está considerado para integrar la quinteta que defenderá la corona mundial en España, en agosto próximo, pero mientras eso sucede, está cerca de superar el récord de Jordan, aunque no ha conseguido la espectacularidad ni provocado la conmoción que el mítico guardia de Bulls de Chicago generó en 14 años como profesional.

La racha de Su Majestad, con 40 partidos anotando al menos 25 unidades, fue establecida entre el 16 de diciembre de 1986 y el 11 de marzo de 1987, en su segunda temporada como profesional, para totalizar mil 492 puntos en ese lapso.

Durant, en su consecución de 38 partidos que inició el pasado 14 de enero, suma mil 332 puntos. Si llegara a igualar el récord de Jordan con los partidos de esta noche ante Spurs de San Antonio y al día siguiente frente a Rockets de Houston, no conseguiría la misma cantidad de unidades -está a 160 puntos-, pero tampoco quedaría muy lejos.

Sin embargo, la comparación terminaría ahí. Pese a su liderazgo en Thunder y en su selección nacional, a Durant le faltan muchas cosas para alcanzar la estatura de Air Jordan.

En cuestión de campeonatos, el análisis puede ser injusto para Durant. Éste no ha conseguido ninguno, mientras que Jordan sumó seis en su carrera, aunque es necesario recordar que se trata de un deporte de conjunto y los anillos se ganan en grupo.

El equipo del emblemático astro de los Chicago Bulls contaba con jugadores de primera línea en todas sus posiciones: Scottie Pippen, Horace Grant, B.J. Armstrong, Bill Cartwright, John Paxson y Will Purdue en su primera etapa, así como Toni Kukoc, Ron Harper, Luc Longley y Steve Kerr al regresar de su primer retiro.

Kevin cuenta con el español Serge Ibaka, Derek Fisher y Reggie Jackson, quienes no han tenido el peso suficiente para ayudarlo a obtener un título, aunque no se descarta la posibilidad de que lo haga en un futuro, pues su carrera aún es joven.

Hablar de números puede estar fuera de lugar cuando a Kevin aún le quedan varios años por delante, pero lo que realmente hace la diferencia es la personalidad, pues Jordan arrastró multitudes por su peculiar y espectacular estilo, además de la dificultad que representaba defenderlo, debido a sus múltiples recursos técnicos.

Durant tiene una clase más sencilla, efectiva, pero sin llamar mucho la atención, lo que asegura que aunque se acerque, iguale o rebase a His Royal Airness en una o varias hazañas, nunca alcanzará el mismo estatus entre la afición o en la misma NBA.

Kevin también irá al Salón de la Fama, forjará su propia historia, pero Jordan... es otra cosa.