AFTEROFFICE
deportes

Dupla vikinga

Con el espíritu de los pueblos nórdicos como motivación para sus jugadores y el modelo sueco de trabajo, Lars Lagerbäck y Heimir Hallgrímsson tienen a Islandia entre la élite europea.
Alain Arenas
29 junio 2016 21:46 Última actualización 30 junio 2016 5:0
De acuerdo al reglamento de la Eurocopa está permitido que haya dos entrenadores que dirijan a una misma Selección. (Alejandro Gómez)

De acuerdo al reglamento de la Eurocopa está permitido que haya dos entrenadores que dirijan a una misma Selección. (Alejandro Gómez)

Cuando se le preguntó a Lars Lagerbäck, uno de los entrenadores de Islandia, si le agradaría dirigir a Inglaterra, dijo que no se consideraba uno de los candidatos. Apenas el lunes había provocado la eliminación del equipo británico con el mismo “modelo sueco”, del que fue fundador en 1990, año en el que llegó para integrar el cuerpo técnico de la Selección de Suecia.

El modelo trabaja bajo la idea de contratar un entrenador principal y un auxiliar técnico. Posteriormente ambos codirigirán la Selección y en última instancia el auxiliar tomará el papel de estratega principal de forma solitaria.

Lagerbäck estuvo 18 años en ese proceso en Suecia. De 1990 a 1999 fue auxiliar técnico de Tommy Svensson y Tommy Söderberg. Del 2000 al 2004 codirigió a ese conjunto nórdico junto con el mismo Söderberg y, finalmente, de 2004 al 2009 entrenó en solitario al equipo. Durante su estancia, Suecia llegó a la semifinal de la Eurocopa de 1992 (su mejor resultado en la historia de la competencia) y ganó el tercer lugar en el Mundial de Estados Unidos 1994 (su segunda mejor actuación en Mundiales).

Lagerbäck fue nombrado entrenador de Islandia en octubre de 2011. La Federación islandesa quería que en un mediano plazo hubiera un resultado como la victoria ante Inglaterra. Cuando el técnico sueco llegó, comenzó a trabajar en la autoestima de los jugadores. Enfatizó en el espíritu vikingo de no darse por vencidos y también les pidió que hicieran lo mismo que hacen los islandeses, es decir, nunca rendirse pese a que las circunstancias sean desfavorecedoras, como sucede con el clima del país”, explica Vala Hafstad, reportera del diario islandés Iceland Review.

A la par de la llegada del sueco también se integró Heilmir Hallgrímson, quien fungió como segundo entrenador. Éste tenía experiencia en dos equipos femeniles de la liga local y también fue auxiliar en la Selección femenil. En la rama varonil sólo había dirigido al ÍBV Vestmannaeyja, de la Primera División islandesa, con el que su mejor temporada fue el tercer puesto conseguido en 2010.

Hallgrímson alternaba sus labores de futbol con su profesión de dentista antes de llegar a la Selección. Éste conocía el futbol islandés y fue de ayuda para Lagerbäck. Desde los primeros juegos tomaba parte de las charlas con los jugadores. Aunque ahora que ambos son entrenadores del equipo, el que lleva buena parte del liderazgo es Lars”, menciona Hafstad.

De acuerdo al reglamento de la Eurocopa está permitido que haya dos entrenadores que dirijan a una misma Selección. “Habrá seis personas que no sean jugadores sustitutos en el banquillo de suplentes. Uno de ellos deberá de ser el doctor del equipo, mientras que el resto pueden ser distribuidos como la Selección lo disponga. En todos los casos se debe reportar a la UEFA el nombre y el cargo de cada uno de los miembros”, se lee en el artículo 42.2 del estatuto.

Cuando finalice la Eurocopa, el ciclo del modelo sueco llegará nuevamente a su última fase. La Federación islandesa anunció, previo a la competencia, que Hallgrímson tomará el puesto de entrenador exclusivo a partir de las eliminatorias para la Copa del Mundo de Rusia 2018.

PRIMER GRAN LOGRO
Después de la eliminación, el cuadro islandés suma, desde 2014 a la fecha, dos derrotas en 14 juegos disputados. Además suma ocho victorias y cuatro empates en ese lapso. En la Euro Francia 2016 marcha como la segunda mejor ofensiva (siete goles) y no ha perdido hasta el momento. El domingo, ante la anfitriona Francia, podría mejorar su estadística y añadir otro capítulo dorado a su historia.