AFTEROFFICE
desde la butaca

'Dunkerque': ¿la mejor película del verano?

En medio de una temporada llena de reboots, remakes, precuelas y secuelas, el nuevo experimento de Christopher Nolan ambientado en la Segunda Guerra Mundial, refresca la cartelera del verano.
Eldaa García
29 julio 2017 2:51 Última actualización 30 julio 2017 20:36
cartel

(Especial)


Lo que ya vimos: Dunkerque (Dunkirk)
El cine de Chistopher Nolan requiere cierta clase de compromiso. Algunos de sus planteamientos en muchas de sus cintas resultan, si no confusos, complicados. Pequeños mecanismos de relojería que exigen mucha (o toda) de nuestra atención y Dunkerque es el más claro ejemplo de ello.

Del 26 de mayo al 4 de junio de 1940, cerca de 350 mil soldados británicos, varados en el puerto de Dunkirk, en el norte de Francia fueron evacuados a través de cientos de pequeñas embarcaciones: lanchas, remolcadores y yates se lanzaron al rescate de los jóvenes que peleaban por su país.


A diferencia de otros de sus trabajos donde los diálogos influyen en la historia, como en Interstellar o Inception en Dunkerque, Nolan se da el lujo de escasearlos y darle más peso a otros tres elementos: la fotografía y el sonido y la edición.

La primera, a cargo de Hoyte van Hoytema (Her, Interstella, Spectre) hace énfasis en las miradas de miedo, desesperanza (y desesperación) de quien mira al mar esperando la ayuda que no llega; Hans Zimmer nos mantiene al borde del asiento con los sonidos que simulan ser latidos cardíacos, que podemos imaginarlos perfectamente en los pechos de aquellos casi niños que con cada brazada y aliento luchaban por sobrevivir.

La joya de la corona resulta ser su edición; la cinta situada a tres tiempos, un día, una hora y una semana, requiere un fino trabajo; Lee Smith logra juntarlos y sintonizarlos para hacerlos sonar como una orquesta; tres líneas individuales conducidas por Kenneth Branagh con Fionn Whitehead, Mark Rylance y Tom Hardy que logran cruzarse por algunos minutos para después volver a su senda original.

Curiosamente, es ahí donde puede residir su falla. A diferencia de cintas como El Imperio del Sol, La lista de Schindler o La vida es bella, no hay una historia particular. Aquí el esfuerzo es colectivo, aquí ya sabes de antemano en qué terminará la historia. Ver Dunkerque es como un regalo bella y fríamente envuelto pero con algo poco importante dentro. Es sentarte a ver un buen documental de History Channel. 

Dunkerque puede que no sea la mejor cinta de Christopher Nolan (o una de las más complicadas de digerir) ni tampoco el mejor drama bélico, pero en un año atascado de live actions, precuelas, secuelas, reboots y remakes, ésta podría ser, hasta el momento, una de las mejores propuestas originales de 2017. 

Lo que puedes ver: El planeta de los simios: La Guerra (War for the Planet of the Apes)

El enfrentamiento entre César, el líder de los simios (Andy Serkis) y El Coronel (Woody Harrelson) llegará a su punto álgido. Aquí la batalla se volverá más personal y cada bando se esforzará por demostrar quién puede ser más violento, más sanguinario.


Tras un enfrentamiento con El Coronel, César, quien había evitado por todos los medios derramar sangre ("Yo no empecé esta guerra") buscará hacer justicia por su propia mano. Ahora la guerra se ha vuelto personal y el líder de los simios buscará saciar su sed de venganza.

Hay que darle crédito a Matt Reeves (Cloverfield, Let Me In) por esforzarse en lograr que una película llena de simios que se comunican principalmente por señas no resulte aburrida o ridícula, en el peor de los casos y también, obivamente, al talento de Andy Serkis, quien impregna de resolución y fuerza la voz del gran líder primate.

Sin embargo, uno no puede evitar sentirse un tanto decepcionado. En cierto momento de la cinta, se pueden empezar a contar las referencias a películas como Pelotón, Apocalipsis ahora ("Ape-calypse now", duh) y El gran escape. No obstante, uno no puede evitar emocionarse en la búsqueda de César y sus amigos en búsqueda de un nuevo mundo para vivir.

¡Que disfruten la función!