AFTEROFFICE
DEPORTES

Drew Brees, de las sombras al Salón de la Fama de la NFL

El quarterback camina firme al Salón de la Fama de la NFL gracias a sus récords de yardas por pase, a pesar de no contar con tantos reflectores y sólo sumar un Super Bowl.
Alain Arenas
16 agosto 2017 23:16 Última actualización 17 agosto 2017 5:0
Drew Brees

(Especial)

Posee el tercer mejor registro de yardas por pase en la historia de la NFL y es el único quarterback que ha lanzado más de 5 mil yardas en cinco temporadas. Méritos suficientes, en el papel, para que Drew Brees -de los Santos- sea considerado uno de los mejores de la NFL. Sin embargo, la falta de respaldo en su defensiva ha ensombrecido suextraordinario desempeño, que se ha limitado a ganar sólo un anillo Super Bowl.

“Lo que más se valora en la NFL son las buenas actuaciones en los juegos importantes, más allá de los récords. Pese a que Brees tine actuaciones brillantes regularmente, se ven opacadas por la pésima defensiva que tuvo Nueva Orleans desde su llegada (2006). En los juegos de postemporada o los que son vitales para entrar a los playoffs, la defensiva ha fallado. Lo anterior produce derrotas que traen como consecuencia la eliminación prematura del equipo”, afirma Enrique Garay, comentarista de TV Azteca.

Desde que el mariscal de campo se integró a Nueva Orleans, su defensiva sólo ha estado clasificada entre las mejores 12 de la Liga en tres ocasiones (2006, 2010 y 2013). Con la primera llegó hasta el juego por el campeonato de la Conferencia Nacional (39-14 ante los Osos de Chicago), con la segunda cayó en el juego de comodines (41-36 ante los Halcones Marinos de Seattle) y con la tercera fue eliminado en la ronda divisional (23-15, nuevamente, ante Seattle).

Garay explica que el mal desempeño de esta unidad se debe a las malas selecciones de jugadores de Mickey Loomis -gerente general y presidente ejecutivo de la organización- en los Drafts y periodos de agencia libre. Se preocupó por reforzar la ofensiva y le restó importancia a la defensiva. Por más puntos que hiciera Brees –dice– era imposible que ganara campeonatos sin una defensiva decente.

“La rivalidad entre Tom Brady y Peyton Manning también le perjudicó para que no sea tan valorado. Todos los reflectores estaban en ellos. Es una realidad que ha hecho cosas impresionantes. Por ejemplo, en 2011 tuvo 5 mil 476 yardas por pase para romper el récord de Dan Marino (5 mil 84). Era una marca que tenía 27 años de antigüedad”, sostiene Mauricio Gutiérrez, miembro de la Asociación de Escritores de Futbol Americano de Estados Unidos (PFWA, por sus siglas en inglés).

Brees llegó a la NFL en el Draft de 2001, desde la Universidad de Purdue. Fue elegido por los Cargadores de San Diego con la selección global 32, la última de la primera ronda. Pasó cinco años en la escuadra californiana, sin superar la barrera de las 3 mil 600 yardas aéras. En un partido contra los Broncos de Denver de diciembre de 2005 –el último que abarcaba su contrato de novato– sufrió un desgarre del labrum derecho, una articulación que rodea y protege al hombro.

El cirujano James Andrews operó al mariscal de campo. El pronóstico era desalentador. La lesión ameritaba que se retirara de los emparrillados. Pero se obstinó y comenzó su recuperación. Tres meses después de la lesión firmó un contrato de seis años y 60 millones de dólares con los Santos. El éxito de su rehabilitación se debió, según contó el médico a la revista Sports Illustrated, a su ética de trabajo.

“Sus logros también se deben al trabajo mental y de juego que hizo Sean Payton, entrenador en jefe que lo convenció de aceptar la propuesta de Nueva Orleans. Lo animó en su recuperación y le transmitió los conocimientos de juego, porque él también fue quarterback. Ambos forjaron un vínculo de amistad que en su punto más alto los llevó a ganar el Super Bowl ante los Potros de Indianápolis de Peyton Manning”, agrega Gutiérrez, quien vota anualmente -desde 2010- por los mejores jugadores de la Liga para integrar los equipos All Pro de cada temporada.

Brees disputará su temporada 17 en la NFL con 38 años cumplidos. Garay y Gutiérrez coinciden en que es improbable que gane un segundo anillo de Super Bowl por la misma problemática que ha aquejado a los Santos en la última década.

“Un retiro digno sería registrar una sexta campaña con más de 5 mil yardas aéreas. Es probable que la cumpla, pese a que perdió a Brandin Cooks –su receptor preferido la campaña pasada– en la temporada baja, debido a que fue transferido a Nueva Inglaterra. Pero contará con Michael Thomas, quien pinta para ser tan seguro como lo fue Marques Colston, el receptor más productivo en la historia de Nueva Orleans”, añade Garay.

Brees se encuentra en el ocaso de su carrera como uno de los mejores quarterbacks de los últimos 15 años. Ese tiempo fue suficiente para convertirse en el mejor de la historia de los Santos, por arriba de otra leyenda del equipo, Archie Manning, padre de Peyton y Eli.