AFTEROFFICE
buena vida

Dr. Martens llega oficialmente al
mercado mexicano

Estas botas de piel y suela de caucho nunca pretendieron ser un objeto estético, ni mucho menos fashion; de hecho fueron creadas por el médico militar Klaus Märtens, a finales de los años 40, en Alemania, para fines ortopédicos y de uso rudo.
Myrna I.Martínez
31 marzo 2014 0:37 Última actualización 31 marzo 2014 5:0
La relación entre el punk y la clase obrera convirtió este calzado en un icono de este movimiento cultural, y fue inmortalizado en los pies de Sid Vicious, de Sex Pistols. (Cortesía)

La relación entre el punk y la clase obrera convirtió este calzado en un icono de este movimiento cultural, y fue inmortalizado en los pies de Sid Vicious, de Sex Pistols. (Cortesía)

Encontrar unas Dr. Martens del color y del tamaño deseado era un logro. Todo el que se jactaba de ser rockero, punk o dark tenía que pasar por una gran odisea si deseaba calzarlas. Tarea nada fácil.

Las “doc” no se vendían en tiendas departamentales o zapaterías de la ciudad, había que internarse en un mar de gente en Pericoapa, Tepito, La Lagunilla o en el Tianguis Cultural del Chopo, sin la promesa de encontrar el modelo deseado.

Estas botas de piel y suela de caucho nunca pretendieron ser un objeto estético, ni mucho menos fashion; de hecho fueron creadas por el médico militar Klaus Märtens, a finales de los años 40 en Alemania, para fines ortopédicos y de uso rudo. Posteriormente fueron relanzadas en Inglaterra, manufacturadas por una pequeña familia de zapateros, los Griggs. El modelo tradicional, llamado 1460, salió a la venta en 1960, en color rojo y negro para la clase trabajadora.

La relación entre el punk y la clase obrera convirtió este calzado en un icono de este movimiento cultural y fue inmortalizado en los pies de Pete Townshend, de The Who; Sid Vicious, de Sex Pistols; Joe Strummer, de The Clash, y, en Estados Unidos, de Patti Smith y Joey Ramone, de los Ramones.

Ahora ya las usan modelos (Kate Moss), poperas “rebeldes” (Lady Gaga o Miley Cyrus) y rockeros de todo el mundo, pero hasta este año, en la ciudad todavía se tenía que hacer el ritual de internarse en los tianguis para encontrarlas. Dr. Martens anunció este año su ingreso oficial a tiendas departamentales y la apertura de su primera boutique el próximo verano. ¿Existirá un lugar menos punk para comprarlas?

No sólo conseguirlas era difícil, también aflojarlas. Las primeras puestas pueden ser dolorosas, pero, después de usarlas un par de semanas, son muy cómodas.