AFTEROFFICE
buena vida

Domingo, día de consentirse

En agosto, aproveche para satisfacer sus antojos en un ambiente relajado. Disfrute el verano en un Summer Brunch dominical fresco acompañado de burbujas ilimitadas de champaña Moët & Chandon, mientras escucha música en vivo.
Myrna I. Martínez
04 agosto 2015 21:8 Última actualización 05 agosto 2015 5:0
El restaurante Rulfo se ha caracterizado por su mezcla de cocina mexicana, peruana y argentina. (Cortesía)

El restaurante Rulfo se ha caracterizado por su mezcla de cocina mexicana, peruana y argentina. (Cortesía)

Disfrute el verano en un Summer Brunch dominical fresco acompañado de burbujas ilimitadas de champaña Moët & Chandon, mientras escucha música en vivo.

El lobby del Hotel Hyatt de Polanco es en realidad una terraza del restaurante Rulfo; las sombrillas entre las mesas dan la sensación de estar en un espacio al aire libre.

Desde su apertura el año pasado, la cocina de Rulfo se ha caracterizado por su mezcla de cocina mexicana, peruana y argentina, y el brunch de verano mantiene esa esencia. Es variado y equilibrado, alejado de los bufetes tradicionales plagado de platillos que empachan a primera vista.

Para Rafael Casás lo más importante es la variedad y calidad, no la cantidad. El 90 por ciento de los insumos son locales y de temporada, y los pescados y mariscos son traídos de Baja California y del Golfo. Algunos de los platillos se pueden encontrar en la carta entre semana.

“Es un punto de encuentro, de relajación absoluta en una amplia área en medio del hotel. Siempre Rulfo está participando de la experiencia del lugar. No tiene un concepto refinado, es muy simple con un ojo bien puesto en el buen gusto, la esencia es la calidad del producto”, platica el chef ejecutivo argentino.

Las distintas estaciones de alimentos están bien divididas y desplegadas alrededor del lugar. En la de pescados y mariscos el cliente puede preparar y diseñar su propio ceviche de robalo, camarón o atún con un toque mexicano, o al estilo peruano con leche de tigre, o probar unas patas de cangrejo, ostiones en su concha o camarones, todo del día.

En el área de cocina caliente se preparan platillos al momento: pequeñas pizzas a la leña estilo argentino (con cebillas), empanadas, pastas, risottos, carnes y antojitos mexicanos, como esquites, tacos de pescado o panuchos; y del lado opuesto se encuentra la isla anti pasti, con ensaladas, charcutería ibérica y quesos artesanales producidos en el país.

El chef Rafael Casás recomienda los cortes de carne, los cuales son preparados al carbón de quebracho para darle un toque ahumado.
Los platillos son con ingredientes de temporada, eso se plasma también en la barra de bar, con frescos cocteles de estación. Se recomienda el Black Champagne, con moras recién maceradas, champaña y un toque fresco de té negro.

Uno de los must es la mesa de postres. Hay clásicos franceses, chocolate artesanal, y otros mezclados con frutas de la estación, como el pastel de tres leches con frutos rojos o el cheesecake con mango.
Toda la pastelería y repostería se realiza en la panadería Amado, a cargo del chef Miguel Gómez, quien explica que todo el pan es artesanal, se utilizan fermentos que reposan 12 o 24 horas y se hornea al momento. Y si al cliente le gustó alguna baguette o quiere llevarse un pan dulce a casa, lo puede adquirir.

“Hacemos pastelería tradicional dándole unos toques más frescos y caseros con estilo, es lo que caracteriza a Amado”, explica el chef Gómez.

Pensado en las familias, los niños pueden preparar su pizza o ir al Kid’s Corner, cuarto de juegos donde estarán cuidados por personal del hotel.

1
Estación de alimentos

En la de pescados y mariscos el cliente puede preparar y diseñar su propio ceviche de robalo, camarón o atún con un toque mexicano, o al estilo peruano con leche de tigre, o probar unas patas de cangrejo, ostiones en su concha o camarones, todo del día.

Mariscos