AFTEROFFICE
deportes

Dodgers y Cardenales dirimen una serie que podría llegar al límite

Hoy se juega el tercero de la serie divisional entre los Cardenales de San Luis y los Dodgers de Los Ángeles. Empatados a uno, el duelo evoca aquel cuando se enfrentaron por el gallardete de la Nacional de 1985, que se jugó entre el 9 y el 16 de octubre.
Mauricio Mejía
05 octubre 2014 23:16 Última actualización 06 octubre 2014 5:0
Los cardenales han anunciado para hoy a John Lackey, el abridor que con Boston, les venció en el sexto juego de la Serie Mundial del año pasado. (Reuters)

Los cardenales han anunciado para hoy a John Lackey, el abridor que con Boston, les venció en el sexto juego de la Serie Mundial del año pasado. (Reuters)

Siempre hay un fantasma, un guiño, en la memoria del beisbol. Hoy se juega el tercero de la serie divisional entre los Cardenales de San Luis y los Dodgers de Los Ángeles. Empatados a uno, el duelo evoca aquel cuando se enfrentaron por el gallardete de la Nacional de 1985, que se jugó entre el 9 y el 16 de octubre.

Todavía sopla sobre el parque aquel enfrentamiento en el que Fernando Valenzuela abrió ante John Tudor, el mejor pitcher de la campaña para San Luis. Valenzuela lanzó bola de 17 victorias, 10 derrotas y 2.45 de carreras limpias admitidas por cada nueve entradas. Tudor para 21-8 y un asombroso 1.93.

Los Cardenales, de Whitey Herzog, lograron el título de la entonces división Este del viejo circuito con 101 triunfos contra 61 perdidos; .623 de porcentaje. Tommy Lasorda llevó al diploma de la Oeste al Dodgers con un récord de 95 y 67; .586 de efectividad.

En aquella apertura, la última de Valenzuela en playoffs, El Gordo se anotó la victoria sobre Tudor, quien perdió, también, el trofeo Cy Young ante el asombroso Dwight Wooden (24-4 y 1.53 de carreras limpias) de los Metropolitanos de Nueva York.

A diferencia de lo que sucede en la actual batalla, aquel equipo angelino ganó los dos primeros en casa. Ahora dejó ir una ventaja de cinco carreras en el primero. En el 85 los Cardenales vencieron en los tres siguientes (formato a ganar 4 de 7) y a la vuelta, Joaquín Andújar contra Orel Hershiser, los pájaros rojos lograron su pase a la Serie Mundial con un jonrón de su shortstop, Ozzie Smith, en la novena entrada.

Ya en el Clásico de Otoño, los Cardenales enfrentaron a los Reales de Kansas City, ante quienes perdieron en siete juegos (3-4). Kansas, que se encuentra arriba en su pleito ante Anaheim en este 2014, no ha vuelto a disputar el título de las Mayores.

San Luis volvió hasta 2004 y fue barrido en cuatro juegos por el histórico Medias Rojas de Boston, que rompió ese año el “Maleficio Ruth”. En 2006 se hizo de su trofeo 10 y, en 2011, del 11. Detrás de los Yanquis (40), es el equipo con más asistencias a la Serie Mundial (19) y con más triunfos (11-8; contra 27-13 de Nueva York).

De regreso al 2014. Dodgers registró un récord en gira de 49-32 en la temporada regular. Los Cardenales, en cambio, defendieron su casa con una marca de 51-30. A lo largo de la campaña los angelinos sólo pudieron ganar un juego en el parque de San Luis, que ha anunciado para hoy a John Lackey, el abridor que, con Boston, les venció en el sexto juego de la Serie Mundial del año pasado (4-2, Medias Rojas). Lackey enfrentará a Hyn-Jin Ryu, quien en 26 salidas mantuvo un récord de 14-7 y no lanza desde el 12 de septiembre.

Aunque la lógica indica que San Luis obtendrá el pase al juego por la Nacional, el beisbol se caracteriza por su ilógica ciencia: la clave para Dodgers puede ser Adrían González, amo de un récord de dos dobles, cuatro jonrones, 10 carreras impulsadas y .317 de porcentaje en 16 juegos de postemporada.

Ahora, un detalle: si el juego se cierra, la ventaja será de Cardenales, que ganaron 32 juegos con ventaja de una carrera. La tercera mejor marca de las Mayores.

Hoy un fantasma cobrará sentido dentro de muchos años. Esa es la delicia del beisbol. La batalla por la división se ha reducido a una serie de tres partidos. Para la novena de Don Matingly la memoria pesa. Desde que vencieron a los Atléticos de Oakland en 1998, los Dodgers no han vuelto al Gran Octubre. Ha pasado mucha pelota desde entonces.