AFTEROFFICE
buena vida

Doble sabor cubano

Foie gras, naranja, pera asiática, cebolla morada y chips de malanga, así como callo de hacha con chile tatemado y arroz negro, son algunas de las delicias que podrás disfrutar en el China Grill del Hotel Camino Real Polanco, elaborados por el chef cubano Luis Pous.
Rosario Reyes
18 septiembre 2016 22:20 Última actualización 19 septiembre 2016 5:0
Cocina. (El Financiero)

Su carrera comenzó en el hotel boutique Chateau Miramar de La Habana y posteriormente fue por más de cinco años el chef ejecutivo de The Dining Room at Little Palm Island Resort & Spa de Miami. (El Financiero)

Los sabores que podrá disfrutar en este festival que une dos culturas no son ajenos al paladar mexicano, pero sí encontrará combinaciones muy originales, creadas por el chef cubano Luis Pous, recientemente encargado del menú del conocido restaurante Asia de Cuba, que en lo que resta de este mes tendrá presencia en el China Grill del Hotel Camino Real Polanco.

El chef Pous trajo a México una selección de 15 platillos insignia, entre ellos una entrada de atún, foie gras, naranja, pera asiática, cebolla morada y chips de malanga; callo de hacha con chile tatemado, arroz negro, frijoles, coliflor rostizada y ajonjolí japonés; puerco rostizado estilo cubano con frijoles y arroz frito; pastel de coco con vaina de vainilla, crema de coco y helado de dulce de leche.

Cubano de nacimiento y graduado de la Escuela Nacional de Artes Culinarias de La Habana, de donde salen los profesionales que trabajan en instituciones de gobierno en la isla, Luis Pous aprendió del sabor asiático en el barrio chino habanero, que es uno de los más viejos de Latinoamérica, y creó una fusión entre las tradiciones culinarias, los ingredientes y las técnicas, que presenta en Asia de Cuba.

“Tenemos sabores parecidos, ajo, comino, limón; los asiáticos tienen el ajojonlí, frijoles negros como nosotros, pero los usan fermentados, la salsa de soya, los chiles; no ocupamos tanto picante en Cuba, pero sí lo usamos. Ellos utilizan los arroces como nosotros, también mucho pescado fresco; los hacemos con jengibre, con toques asiáticos, es una combinación muy interesante”, comparte.

Con sucursales en Abu Dabi, Londres y Nueva York, el restaurante recibió a Pous procedente del prestigioso Noble House Hotels & Resorts, donde se desempeñó como chef corporativo supervisando todas las operaciones culinarias; antes fungió como chef regional de Noble House Little Palm Island Resort & Spa, Ocean Key Resort, La Playa Beach & Golf Resort y Gateway Canyons.

Su carrera comenzó en el hotel boutique Chateau Miramar de La Habana y posteriormente fue por más de cinco años el chef ejecutivo de The Dining Room at Little Palm Island Resort & Spa de Miami.
Él describe el sabor de Asia de Cuba como vibrante, limpio, fresco, con influencias mayoritariamente cubanas y asiáticas (aunque hay algunos toques italianos) y se inspiró, dice, en lo que hubiera sido el Barrio Chino de La Habana, de tener acceso a modernizarse.

“Esta cocina se llama chino-latino, pero en Cuba se comía por separado. El menú tenía la parte china y la cubana, eso se eliminó en 1959, cuando después de la Revolución decomisaron los negocios; entonces la mayoría de los chinos regresaron a su país o se fueron a Nueva York”, cuenta en entrevista durante una breve visita a México.

Por las condiciones políticas de Cuba, es difícil que su gastronomía avance, reconoce el chef afincado actualmente en Miami, quien, como muchos exiliados, anhela volver a su país y desarrollarse profesionalmente allá.

“Uno de mis sueños es regresar a Cuba y abrir un restaurante, no por mí, sino por Cuba, por representar a nuestro país, que la gente sepa que no sólo es un lugar de playa, tabaco, mujeres bonitas y deportes, sino que también tenemos algo de culinaria. Desgraciadamente nos hemos quedado atrás y me gustaría poder hacer mi aporte a la cocina, que fue muy buena en los años 40, 50, en su tradición, pero nunca se modernizó, como lo hizo Perú, o México”, afirma.

Confía en que con la reciente apertura esto pueda suceder. “Quince años atrás no tenía ni idea de que esto iba a pasar. Ahora como que me he entusiasmado un poco más, siempre lo he querido, estoy orgulloso de ser cubano y represento a mi país en todo lugar que vaya y trato siempre de defender que nuestra cocina no son sólo tres ingredientes”.