AFTEROFFICE
deportes

Djokovic tiene todo a su favor para ganar Roland Garros

El serbio llega al Abierto de Francia después de haber ganado los cinco Masters en los que ha participado este año, el más reciente en Roma. De los llamados torneos grandes, el francés es el único que se le ha negado al líder del ranking de la ATP.
Domingo Aguilar Mendiola
20 mayo 2015 21:32 Última actualización 21 mayo 2015 5:0
Djokovic pinta como favorito, según expertos, para suplir a un cabizbajo Rafael Nadal. (Reuters)

Djokovic pinta como favorito, según expertos, para suplir a un cabizbajo Rafael Nadal. (Reuters)

Las primeras rondas de Roland Garros comienzan el domingo, en el que Novak Djokovic pinta como favorito, según expertos, para suplir a un cabizbajo Rafael Nadal en la edición número 48 del torneo parisino (era abierta).

El serbio llega al Grand Slam de tierra batida después de haber ganado los cinco Masters en los que ha participado este año, el más reciente en Roma (certamen del que ya es bicampeón). De los llamados torneos grandes, el francés es el único que se le ha negado al líder del ranking de la ATP que presume ocho títulos.

“Por estado de forma, no hay nadie del top 10 capaz de ganarle tres sets seguidos a Djokovic. Federer tiene una desventaja en partidos a cinco sets; Murray, que viene de ganar por primera vez en tierra (Munich y Madrid) nunca ha podido con Nole en esa superficie. Nishikori podría ser de los más peligrosos por su gran momento; a Dimitrov le falta experiencia; a Ferrer le falta pegada; a Wawrinka regularidad, y en realidad sólo la mejor versión de Rafael Nadal sería capaz de vencerlo. Si hay un año en el que Djokovic puede ganar, éste puede ser cuando suceda”, argumenta Tomás de Cos, especialista en tenis del diario As.

Manel Serrás, experto en el deporte blanco y colaborador de El País, explica que el juego del actual número uno del mundo es de mucha velocidad y de poco desgaste, contrario al desglose de Rafael Nadal, al cual califica como más físico y, por ende, más propenso a lesiones.

Según De Cos, el pupilo de Boris Becker es el más equilibrado, pues demuestra facilidad al ataque, como Roger Federer, y un nivel defensivo semejante al de los mejores momentos del mallorquín.

Otro de los factores que benefician el desempeño del serbio es el aspecto sicológico. “Es, sin duda, el jugador mentalmente más fuerte. Viene con la confianza disparada, juega casi de memoria, no tiene que pensar; cuando llega a los juegos claves o decisivos de un partido marca la diferencia. Nadal era con quien tenía la partida mental más complicada, pero ahora no le teme a nadie y él sabe que deben tener cuidado de él”, dice el periodista de As.

Djokovic nació en 1987 en un país que desapareció: Yugoslavia. En 2013 declaró a la revista Mens Fitness que el comunismo lo hizo crecer, aceptando que sólo existía una manera de hacer las cosas, todas dictadas por el gobierno y la sociedad. Es hijo de un ex jugador de tenis de mesa y desde temprana edad le acercaron las raquetas.

Jelena Gengic identificó el potencial del actual líder del tenis desde que tenía seis años y su evolución hizo que emigrara a Alemania cuando tenía 12. Fue representante de la Selección yugoslava en la Copa Davis Junior, en la que los germanos los vencieron en la final de 2001.

Este desarrollo es el que lo ha llevado a la élite mundial. “Djokovic es un jugador completísimo y que está en un nivel de juego fuera de lo normal”, sostiene Serrás.

De acuerdo con De Cos, el líder mundial dejó atrás un desempeño plano gracias a fijarse en lo que Rafael Nadal hacía sobre la arcilla, “jugar la bola con bastante efecto liftado para poder pegarle muy fuerte. Un juego muy tipo Agassi al ataque, con paciencia, moviendo a su rival hasta que encuentra un hueco”.