AFTEROFFICE
deportes

Distintas generaciones, cuatro grandes figuras

Tom Brady, Andrew Luck, Russell Wilson y Aaron Rodgers forman la clase magistral de pasadores que tienen en sus brazos la responsabilidad de conducir al triunfo a sus equipos y sólo uno de ellos podrá presumir el anillo de campeón del Super Bowl XLIX que se realizará el 1 de febrero, en Phoenix.
Cuando Tom Brady, mariscal de campo de Nueva Inglaterra ya era tricampeón de la NFL, los otros aún ni siquiera debutaban. (AP)

Cuando Tom Brady, mariscal de campo de Nueva Inglaterra ya era tricampeón de la NFL, los otros aún ni siquiera debutaban. (AP)

Al veterano de 15 temporadas Tom Brady apenas le tomó un par de años alcanzar la gloria cuando fue designado el Jugador Más Valioso del Super Bowl XXXVI, que ganaron los Patriotas de Nueva Inglaterra 20-17 a los Carneros de San Luis, justo cuando los entonces adolescentes Andrew Luck y Russell Wilson apenas elegían su high school.

Luck se inscribió en la escuela texana Stratford y Wilson eligió el Collegiate School de Virginia, aunque desde entonces ya eran seguidos por los reclutadores de talento. Se emocionaron cuando vieron por televisión la hazaña de Tom Brady, el delgado mariscal que a sus 24 años conducía al triunfo a Nueva Inglaterra en el Super Bowl, sólo cuatro meses después de los atentados que derrumbaron las Torres Gemelas en Nueva York.

Aaron Rodgers contaba con 19 años, todavía no soñaba con convertirse en profesional y menos que llegaría a una de las franquicias más ganadoras de la NFL, los Empacadores de Green Bay. El joven apenas empacaba para iniciar su vida en la Universidad de California.

Brady, Luck, Wilson y Rodgers forman la clase magistral de pasadores que tienen en sus brazos la responsabilidad de conducir al triunfo a sus equipos y sólo uno de ellos podrá presumir el anillo de campeón del Super Bowl XLIX que se realizará el 1 de febrero, en Phoenix.

El quarterback de los Patriotas busca convertirse en el tercer mariscal en conseguir cuatro campeonatos para unirse a los miembros del Salón de la Fama Terry Bradshaw (Pittsburgh) y Joe Montana (San Francisco). Ya dejó pasar dos oportunidades al perder ante Gigantes de Nueva York (2008 y 2012) y todo parece que no lo hará en una tercera ocasión porque es un obsesivo competidor.

A pesar de su fama y fortuna, Tom Brady es un profesional que se preparó para esta temporada con Tom House, ex lanzador de las Grandes Ligas que lo ayudó a mejorar sus pases en movimiento. Es un perfeccionista al momento de entrenar, pero también tiene la humildad para lavar su propio auto.

Brady enfrentará en la final de la Conferencia Americana a un joven que hace honor a su apellido porque fue reclutado por un equipo contendiente. Andrew Luck llegó a los Potros de Indianápolis con la difícil misión de hacer olvidar a Peyton Manning y en su tercera temporada como titular está a un paso de disputar su primer Super Bowl.

El duelo de lanzadores en la Conferencia Nacional también es apasionante, a pesar de que Aaron Rodgers no llegará en sus mejores condiciones por su lesión de pantorrilla. El gran líder de los Empacadores no tuvo un inicio fácil y se quedó tres años en la banca hasta que Brett Favre buscó otro destino.

A Rodgers le tomó seis años alcanzar la gloria hasta ser el Jugador Más Valioso del Super Bowl XLV que ganó 31-25 a Pittsburgh. Pero para tener la oportunidad de buscar su segundo anillo de campeón primero tendrá que superar a Russell Wilson, quien tiene el doble valor de correr y pasar. En sólo dos campañas, Wilson ganó el campeonato de la NFL, cuando Seattle apaleó 43-8 a los Broncos de Denver. Otro triunfador nato.