AFTEROFFICE
culturas

Discuten la obra
de Julio Cortázar poco antes del centenario

Innovador o descarado, talentoso o cínico, el argentino será el centro de atención en la charla "100 años cortazarianos. Médula y transgresión del cuento". Jezreel Salazar, junto con otros escritores, someterá mañana a discusión el legado del autor de "Rayuela". 
Alfonso Meza
01 junio 2014 22:29 Última actualización 02 junio 2014 5:0
No son pocos lo que, como Salazar, consideran a Cortázar mejor cuentista que novelista. (Internet)

No son pocos lo que, como Salazar, consideran a Cortázar mejor cuentista que novelista. (Internet)

“'Rayuela': en su tiempo vanguardista. Hoy: ha envejecido”, afirma el escritor Jezreel Salazar, quien mañana someterá a discusión el legado del autor argentino Julio Cortázar, de quien el 26 de agosto se celebra el centenario de su nacimiento.

Para el escritor y ensayista mexicano, la novela cumbre de Cortázar no resistió el paso del tiempo debido a que su rasgo fundamental, que fue el uso extremo de una técnica formal un tanto caótica, atractiva y novedosa en su momento, pero se desgastó al provocar ulteriores seguidores que intentaron emularla.

No son pocos lo que, como Salazar, consideran a Cortázar mejor cuentista que novelista. “Lo que hay al interior de las novelas de Cortázar fue lo que lo catapultó a la fama internacional, pero en la efectividad de sus cuentos Julio logró mantenerse actual y, gracias a eso, ha alcanzado también a circular entre las nuevas generaciones”.

De acuerdo con Salazar, Premio Alfonso Reyes de Ensayo 2004, el mayor aporte de Julio Cortázar al cuento, como género, fue haber servido de vínculo entre lo fantástico y lo lúdico.

“Por complejos que sean los personajes de Julio, o las situaciones de éstos, resultan asequibles para cualquiera. A pesar de que su faceta cuentística presenta influencias tan diferentes como la literatura anglosajona y el surrealismo, Cortázar logra crear un vínculo entre ambas y así renueva las dos tradiciones”, señala el escritor.

El retrato de lo cotidiano en los cuentos del argentino es una de las características que le imprime fuerza a cada una de las circunstancias, prosigue el autor de "La Ciudad como texto. La crónica urbana de Carlos Monsiváis".

“Cuando una persona se acerca a sus cuentos, se despierta. Leerlos es abrir los ojos. Y en esa circunstancia muy pocos escritores pueden competir con él. Autores como Borges, Quiroga, Kafka, Chéjov o García Márquez fueron muy buenos cuentistas, pero ninguno poseía las cualidades de Cortázar en el terreno corto del cuento”.

Innovador o descarado, talentoso o cínico, Julio Cortázar será el centro de atención en la charla 100 años cortazarianos. Médula y transgresión del cuento, en la que, además de Salazar, participarán los escritores Alejandro Ortega y Lilian López Camberos, con la moderación de la narradora argentina radicada en México, Marina Porcell, quien tiene estudios en Historia por la Universidad de Buenos Aires.

Esta mesa es la primera de un ciclo que abordará diversas temáticas en torno al universo cortazariano, que contemplan tópicos como su afición al box o su trabajo como traductor.

La polícia literaria todavía no ha logrado darle un lugar preciso a la obra de Cortázar, quien también fomento la poesía, la lucha política, el prólogo y la fotografía. Sus libros Todos los fuegos el fuego, Las armas secretas, Octaedro, Final del juego, Queremos tanto a Glenda son considerados monumentos al cuento; cumplen con su palabra.