AFTEROFFICE

¿Por qué hay NFL en Día de Acción de Gracias?

Desde hace ocho décadas, los Leones de Detroit juegan el partido de Día de Acción de Gracias, un festejo que no tuvo su origen en la religión, sino en la publicidad y el enfrentamiento por la ciudad.
María del Refugio Melchor
26 noviembre 2014 23:11 Última actualización 27 noviembre 2014 5:0
Leones de Detroit.

Leones de Detroit.

Desde 1934, los Leones de Detroit juegan el partido de Día de Acción de Gracias, un festejo que no tuvo su origen en la religión ni en el espíritu americano, sino en la publicidad y el enfrentamiento por la ciudad. Los Tigres de las Grandes Ligas eran los amos del corazón de los habitantes de Detroit. Al dueño de los Leones, George Richards, se le ocurrió la idea de jugar en ese día un duelo “simbólico” para aprovechar el sentimiento de unidad que la celebración misma obligaba.

Así, llegó a un acuerdo con los Osos de Chicago para enfrentarse en su nuevo hogar. Los Vaqueros de Dallas se adhirieron a la festividad en 1966 en medio de una temporada de fracasos. Desde entonces el gran Jueves de Noviembre se desarrolla en ambas ciudades. Cuando, a mediados de la década pasada, se intentó repartir el lugar de los partidos, Detroit y Dallas no perdieron su autoridad en la materia.

La NFL decidió crear un tercer juego en cualquiera de las sedes del resto de sus equipos. En esta ocasión el tercer partido se llevará a cabo en San Francisco que recibe a Seattle.

En el país que se mide todo, se calcula que hoy cada ciudadano come 5.3 libras de papas. El consumo de pays de calabaza y manzana también alcanza cifras millonarias. Tan sólo el año pasado el gasto para la cena del día festivo fue de 2 mil 375 millones de dólares, de acuerdo con el Buró de Censos y Estadísticas.

Con un récord de 7-4, Detroit se ubica un juego detrás de Green Bay el líder de la División Norte de la Conferencia Nacional. Chicago (5-6) ocupa la penúltima posición del mismo sector.

El partido estelar de la triple jornada se jugará en la casa de los Vaqueros de Dallas, que pondrá en juego su liderato de la División Este contra Filadelfia. Ambos tienen una marca de 8-3, pero las Águilas ocupan el primer lugar gracias a los criterios de desempate.

Filadelfia tiene récord invicto en los juegos de Acción de Gracias (5-0), pero se enfrentará a unos Vaqueros que cuentan con Tony Romo, quien sólo ha perdido uno de los siete juegos que ha iniciado como titular en estos partidos festivos y presume un rating de 105.8 puntos.
En el duelo nocturno se medirán Seattle y San Francisco que registran idéntica marca de 7-4, a dos juegos de distancia del mejor equipo de la Conferencia Nacional: Cardenales de Arizona (9-2).

Con partidos de vencer o morir, estos equipos que tienen hambre de triunfo harán hasta lo imposible con tal de hacer feliz a sus fanáticos y sus familias.