AFTEROFFICE
buena vida

Detalle radiante

Deseados por muchos, poseídos por muy pocos, símbolos de poder y estatus, los diamantes embellecen a quien los porta. 
Ya sea en una joyería o mediante una subasta, asegúrate de
que el diamante que elijas sea tal cual como lo buscas. 
Lizbeth Hernández
27 junio 2016 22:31 Última actualización 28 junio 2016 5:0
diamantes

Adquirir un diamante requiere la asesoría de un especialista, ya que su costo es tan elevado que no querrás hacer una mala inversión. (Especial)

Deseados por muchos, poseídos por muy pocos, símbolos de poder y estatus, los diamantes embellecen a quien los porta.

Adquirir uno requiere la asesoría de un especialista, ya que su costo es tan elevado que no querrá hacer una mala inversión. Es por ello que los establecimientos en los que se pueden comprar ofrecen una certificación conforme a los estándares internacionales.

En la compra, la tienda es la encargada de autenticarlo, asegura Rafael Alazraki, joyero con 40 años de experiencia en el área comercial de Berger Joyeros. “Se ofrece una garantía y, en muchos casos ,un certificado de reconocimiento y validez internacional para diamantes y piedras de color”.

Esta firma cuenta con diferentes modelos a elegir, pero también se trabaja a deseo del cliente y se puede hacer cualquier diseño; obviamente el nivel de exclusividad eleva el valor de la pieza.

El mercado de las subastas también se ha consolidado como una opción segura y confiable para hacerse de uno, ya que su control de calidad incluye peritos valuadores y certificación internacional para piezas de alto valor comercial. “Recomendamos el Gemological Institute of America por su prestigio a nivel mundial.

Si nosotros detectamos que es una piedra importante por su tamaño o su color se debe certificar, y lo hacemos a través de la sucursal que tenemos en Houston. No se le cobra el envío al cliente y la pieza viene de regreso con su certificado, lo que es recomendable porque puede alcanzar un precio más elevado”, explica David Hinojosa, perito valuador egresado del Instituto de Valuadores del Nacional Monte de Piedad, con 12 años de experiencia en Morton Subastas.

Como inversión, el precio que puede alcanzar una joya es más asequible en una puja, porque en ésta se toman en cuenta únicamente los precios internacionales.

1
 

 

diamantes

“En la joyería te agregan la renta, la luz, el diseño, la novedad, todo; en una subasta nosotros arrancamos la venta por el valor real del diamante y de ahí para arriba, llegamos a estar 70 por ciento abajo de una joyería”, refiere Alejandra Rojas, perito certificado con más de 18 años de trayectoria y responsable de los departamentos de Joyería, Libros , Vinos y Documentos antiguos en Morton Subastas.

Para fijar el valor se basan en las tablas internacionales, The Gem Guide, en donde se incluyen características como tamaño y pureza. Por ejemplo, hay diamantes amarillos o rosas que son más caros que los comúnmente conocidos como blancos.

A las casas de subasta llegan desde anillos de compromiso nuevos en cajas de Tiffany o Cartier hasta antigüedades familiares guardadas por generaciones. “En ninguna subasta faltan anillos de compromiso que van de 6 mil pesos para arriba, dependiendo de sus características”, afirma Rojas.

Mañana, Morton Subastas ofrecerá varias opciones de diamantes. El que resalta es el añadido al lote 119, diamante corte brillante con certificado internacional, el cual se cotiza entre 100 y 140 mil pesos en precio de salida. También se incluye el ubicado en el lote 111, con un valor inicial de 38 a 40 mil pesos.