AFTEROFFICE
buena vida

Destilados europeos, un embrujo herbal

Absenta y strega son licores consumidos en Europa que han encontrado un nicho en el mercado mexicano. De sabores intensos y alto grado de alcohol son útiles para inspirar y desinhibir.
Lizbeth Hernández
25 septiembre 2017 20:50 Última actualización 26 septiembre 2017 5:0
Absenta y strega. (Especial)

Absenta y strega. (Especial)

Tienen en común su consistencia y las historias mágicas que las rodean. Hadas, brujas y diablos son parte de su herencia. Absenta y strega son licores consumidos en Europa que han encontrado un nicho en el mercado mexicano. De sabores intensos y alto grado de alcohol son útiles para inspirar y desinhibir.

ABSENTA

Fue determinante para la creación literaria y pictórica de finales del siglo XIX. Así lo constatan las múltiples referencias que involucran a sus consumidores, entre los que se cuentan los pintores Degas, Picasso, Van Gogh y Toulouse-Lautrec, de quien se dice que la traía en su bastón y la bebía a sorbos. Los escritores Hemingway, Mary Shelly y Oscar Wilde no escaparon a su encanto; todos se deleitaron con el licor de ajenjo al que se le atribuyen efectos alucinógenos.

“Es la bebida más fuerte del mundo, hay mezclas que llegan a tener hasta 80 por ciento de grado alcohólico y un alto contenido de tuyones (aceite de alcanfor), de ahí la fuente de inspiración”, comenta Michel López, bartender especializado en el destilado.

Después de su prohibición en Europa en 1915, poco a poco se fue posicionando nuevamente en el mercado y en la actualidad hay opciones con menor grado. En el país se comercializa desde hace 12 años y tiene 55 por ciento.

“Después de Australia, que es el consumidor número uno, está México. Se venden alrededor de 3 mil 500 botellas al mes”, agrega López.

El destilado es originario de Couvet, Suiza, donde un médico lo inventó para disminuir la fiebre, pero hoy en día es la República Checa el país europeo en el que se consume más. Entre los cocteles famosos está el hada verde, en el que se quema al licor un terrón de azúcar para darle un toque más dulce, y después se diluye con agua natural. “Hay mezclas ganadoras como con ginebra, romero, agua de sandía y licor de café, todos en cocteles”, añade el experto.

STREGA

Producido desde 1860, este digestivo italiano de color amarillo captura a quien lo bebe por primera vez.

“Es una mezcla de 70 hierbas diferentes, destiladas y después mezcladas en una base de aguardiente de uva anisado”, explica Raúl Juárez, importador de la bebida.

Después de una comida vasta se convierte en el compañero ideal, al igual que los también italianos limoncello y grappa.

“Esta bebida es para paladares finos, su base es aceitosa y su impacto alcohólico del 40 por ciento. Desde hace más de un siglo se comercializa en México y goza de gran aceptación”, añade Juárez.

Strega significa bruja en italiano. Su creación, en la región de Benavento en 1860, se le atribuye a una bruja local, quien mandó a la joven Bianca Lancia a recolectar 70 especias durante la noche. Con ellas se preparó la pócima que dio de beber a su amado, a quien enamoró para siempre. “Prefiero la traducción de un licor con embrujo. Se bebe derecho, pero a últimas fechas la mixología lo ha volteado a ver; con ginebra destaca su sabor”, afirma Juárez.