AFTEROFFICE
deportes

Desprecio blaugrana que brilla en otros equipos

Marc Bartra es el ejemplo más reciente de los canteranos del club Barcelona que salieron del equipo culé para destacar en otros equipos como titulares.
Alain Arenas
07 marzo 2017 22:34 Última actualización 08 marzo 2017 5:0
Bartra es el último ejemplo de los jugadores formados en La Masía. (Óscar Castro)

Bartra es el último ejemplo de los jugadores formados en La Masía. (Óscar Castro)

Marc Bartra arrancó cinco partidos como titular con el Barcelona en la temporada 2014-15 de la Champions League, la primera bajo el mando de Luis Enrique. Jamás había formado parte del 11 inicial tantas veces en el certamen europeo. Pero para el siguiente año futbolístico, el técnico culé dejó de tomarlo en cuenta, sólo lo utilizó de inicio en dos encuentros y registró menos de la mitad de minutos sobre el terreno de juego.

El defensa central pidió su salida del club catalán para la presente campaña. El Barcelona sólo lo quería ofrecer a préstamo, pero el futbolista exigió su venta. El Borussia Dortmund pagó ocho millones de euros por su transferencia. El zaguero retomó la regularidad en el club alemán y registra, sólo en la Liga de Campeones, seis juegos como titular y 490 minutos disputados, sus cifras más altas en el torneo continental.

“En el Barcelona siempre sirvió como suplente de Gerard Piqué, porque los dos tienen el mismo perfil (derecho) y además tienen las mismas condiciones en el terreno de juego: buen juego aéreo en ambas áreas, el pase cruzado, presencia física y buen recorrido hacia su portería. La única diferencia es que Piqué es más limpio en la salida con el balón y por eso siempre lo relegó a la banca”, explica Juan Irigoyen, periodista que cubre el día a día del Barcelona para el El País.

El zaguero de 26 años –quien hoy podría participar en la vuelta de los octavos de final contra el Benfica- sólo se ausentó a un partido del certamen con el BVB por una lesión muscular. Registra un gol en la competencia (contra el Legia Varsovia), algo que nunca consiguió en sus seis años con los catalanes.

“Los cuatro entrenadores que estuvieron en el Barcelona en esa época (Pep Guardiola, Tito Vilanova, Gerardo Martino y Luis Enrique) nunca le dieron la confianza de jugar junto a Piqué, aunque no fuera su perfil. Algunos le dieron preferencia a Javier Mascherano, pese a que él era un mediocampista natural. A Bartra le faltó carácter para hablar con el técnico y decir que podía con la responsabilidad”, sostiene Xavier Hernández, del diario Marca.

El reportero agrega que uno de los factores de la regularidad del defensa central con el BVB se debe a que la exigencia es menor con los alemanes en comparación con el Barcelona. “Tampoco hay que descartarlo para que regrese en algún momento con otro equipo español o con los mismos catalanes, porque si lo hace bien, podría volver como lo hicieron el mismo Piqué o Cesc Fábregas”.

Bartra es el último ejemplo de los jugadores formados en La Masía -la escuela de fuerzas inferiores del Barcelona- que no recibieron oportunidades en el cuadro titular y que triunfaron en otros clubes europeos. Otros son el arquero Pepe Reina, quien tras salir del club español ganó una Champions con el Liverpool y actualmente es titular en el Nápoles; Mikel Arteta, quien fue capitán la temporada pasada con el Arsenal, o Thiago Alcántara, quien juega en el Bayern Munich.

“Todos son casos específicos, pero la mayoría acertó en irse del Barsa, porque no hubiera jugado habitualmente en el cuadro titular. Reina porque estaba Víctor Valdés, Arteta porque jugaban Xavi e Iniesta, y el mismo Bartra porque se encontraba Piqué y ahora Umtiti. La excepción pudo ser Pedro, quien fue titular y en un arrebato se fue al Chelsea”, agrega Irigoyen.

De los 18 jugadores que viajaron con el Barcelona a enfrentar al PSG en la ida de los octavos de final, sólo cinco eran surgidos de las divisiones inferiores del equipo (Sergio Busquets, Sergi Roberto, Lionel Messi, Gerard Piqué y Andrés Iniesta).

“Una de las cosas que más se le critica a Luis Enrique es la poca confianza que tiene en los canteranos, porque con él la dirección del club es comprar los mejores jugadores disponibles en el mercado. Es una apuesta que no funcionó por el momento y el siguiente entrenador deberá poner atención si lo que se tiene en la cantera quizá es mejor que lo que esté en otros equipos. El ejemplo perfecto es Bartra, quien debió recibir las mismas oportunidades que Jeremy Mathieu en su momento”, señala Hernández.