AFTEROFFICE
culturas

Despojar a la historia de México de lo solemne

"Érase una vez en México, del Grito a la Revolución", libro de Sandra Molina y Alejandro Rosas, pretende explicar a los lectores de dónde vienen los acontecimientos y a dónde van, “porque mientras se juzgue la historia con ojos del presente, nuca se va a terminar de entender”.
Carlos Zulbarán
14 octubre 2014 21:55 Última actualización 14 octubre 2014 21:57
Las figuras heroicas son necesarias, pero más que eso se requieren grandes personajes, refieren sus autores. (Cortesía)

Las figuras heroicas son necesarias, pero más que eso se requieren grandes personajes, refieren sus autores. (Cortesía)

Ofrecer una idea clara del proceso de la historia de México y alejarla de los mitos, reconocerla de forma sencilla y fácil, sin huecos históricos y sin saltos, motivó a Sandra Molina y Alejandro Rosas a escribir Érase una vez en México, del Grito a la Revolución. El libro pretende explicar a los lectores de dónde vienen los acontecimientos y a dónde van, “porque mientras se juzgue la historia con ojos del presente, nuca se va a terminar de entender”.

El texto tiene como objetivo despojar a la Historia de lo solemne y dejar de lado los maniqueísmos que aparecen en las enseñanzas escolares: buenos y malos, héroes de la patria, hombres recubiertos de bronce, explican en entrevista los autores.

Alejandro Rosas comenta que las figuras heroicas son necesarias, pero más que eso se requieren grandes personajes. “Las personas se sienten más identificadas con el personaje que tiene vicios, pero que también tiene virtudes, que lo hacen humano”. Por este motivo, también rescataron figuras desconocidas que fueron importantes durante los movimientos de lucha, hombres y mujeres comunes.

El material explora el lado de la cotidianidad de las personas, gente que salía a divertirse pese al movimiento revolucionario que agitaba al país tras la caída de Porfirio Díaz, por ejemplo. Ambos autores concuerdan que saber lo que sucedía en el resto de la guerra tiene más valor que llenar varias hojas de fechas y datos, porque un hecho histórico aislado pierde un poco de realidad.

Por medio de estas situaciones, el libro narra a manera de crónica pasajes históricos del país, a partir de un proceso de principio a fin que explica lo que sucedió en el siglo XIX y expone cómo fue una vez México.