AFTEROFFICE
deportes

Despedida del "Infierno" con un título más

Los Diablos Rojos del México, la franquicia más ganadora de la Liga Mexicana de Beisbol, se encuentra a dos juegos de lograr su título 16, después de vencer 6-5 en el segundo de la serie a los Pericos de Puebla. Dejarían el Foro Sol, la casa que ocupaban desde 2001, con un campeonato más.
Ma. del Refugio Melchor
07 septiembre 2014 22:28 Última actualización 08 septiembre 2014 5:0
Sólo requieren dos triunfos más para coronarse y pueden hacerlo en el Foro Sol, la casa que ocupaban desde 2001. (Cuartoscuro)

Sólo requieren dos triunfos más para coronarse y pueden hacerlo en el Foro Sol, la casa que ocupaban desde 2001. (Cuartoscuro)

Hay equipos que nacieron para existir y otros que lo hicieron para trascender. A esta segunda categoría pertenecen los Diablos Rojos del México, la franquicia más ganadora de la Liga Mexicana de Beisbol y que está a dos juegos de lograr su título 16, después de vencer 6-5 en el segundo de la serie a los Pericos de Puebla.

El reino de la maldad tardó en apoderarse de la gloria en el beisbol mexicano. “Los Diablos nacieron en los años 40 pero les tomó tiempo llegar a ganar campeonatos, el que nació campeón fueron los Tigres, en 1955, pero conforme pasó el tiempo diablos empezó a ganar hasta convertirse en el equipo más ganador de la historia”, señala el experimentado periodista Russell Gutiérrez.

Con 27 años de experiencia en el campo del beisbol, Gutiérrez dice que la clave del éxito de los pingos fue el desarrollo de talento nacional, su buen ojo para contratar mánagers que hicieron época y peloteros extranjeros de gran calidad.

Diablos no nació en una cuna de oro. El empresario Salvador Lutteroth decidió rematar sus mueblerías para convertirse en el padre de la lucha libre mexicana. En 1940 quiso hacer lo mismo en el beisbol, se asoció con el manejador Ernesto Carmona y fundaron a los Rojos del México.

“En 1942, los Rojos perdían un juego por pizarra 7-13 en la novena entrada, en una impresionante remontada, anotaron siete carreras y dejaron tendido sobre el terreno al rival; sorprendido, Basilio Brujo Rosell exclamó: ‘Estos Rojos juegan como diablos’, y ahí nació el nombre que hoy distingue a la franquicia deportiva más ganadora del país”, se puede leer en la página oficial de los Pingos.

Lázaro Salazar fue el primer mánager que los hizo campeones en 1956, con Tomás Herrera extendieron su éxito en los 60, pero fue Benjamín Cananea Reyes el que con cinco títulos hizo historia. “Era muy audaz para dirigir, siempre decía que la jugada clave para mandar era la que no esperaba el rival. Sabía vender su imagen, era un tipo que hacía mucho show”, refiere Rusell Gutiérrez.

Peloteros como Nelson Barrera, el máximo jonronero de la Liga Mexicana de Beisbol, el Diablo Montoya, Alfredo Zurdo Ortiz y el Borrego Sandoval fueron verdaderos ídolos que salieron de las filas de los Diablos.

Los del averno sólo requieren dos triunfos más para coronarse y pueden hacerlo en el Foro Sol, la casa que ocupaban desde 2001 pero que será demolida para dar paso al nuevo Autódromo Hermanos Rodríguez.

Con ironía, Russell dice que si lo logran será motivo de doble festejo. “El Foro era un parque complicado, no tenía buenas entradas, creo que hasta van a celebrar que se van a otro nuevo estadio”.