AFTEROFFICE
buena vida

¿Deseas tu casa en los Hampton? Aquí una opción

Una propiedad en una de las zonas residenciales más caras y lujosas de Estados Unidos te espera, si cuentas con 15 millones de dólares.
Blommberg
28 junio 2016 22:3 Última actualización 29 junio 2016 5:0
"Es una gran propiedad, los árboles están totalmente maduros, el plano original está básicamente intacto",  dice David Mitchell, su dueño. (Bloomberg)

"Es una gran propiedad, los árboles están totalmente maduros, el plano original está básicamente intacto", dice David Mitchell, su dueño. (Bloomberg)

En 1910, un abogado nombrado Albert Barnes Boardman compró cerca de 10 acres en el centro de Southampton, Nueva York, y gastó 250 mil dólares (aproximadamente 30 mdd actuales) para construir una mansión de cuatro pisos, con 24 habitaciones, copiando el modelo de la Villa Medici en Roma. Había jardines, fuentes, áreas extensas de pasto, una cancha de tenis y una caseta de vigilancia.

Boardman fue su propietario hasta 1927, y a partir de entonces la casa sufrió una serie de cambios: en primer lugar, se convirtió en un hotel. Posteriormente, se transformó en un casino y después en un convento. En el momento en el que el restaurador Ene Mitchell (famoso por la reactivación de la cadena de Longchamps y el restaurante del Lüchow) la adquirió en 1960, la villa, alguna vez llamada “Villa Mille Fiori”, o “Casa de las mil flores”, había caído en un estado miserable de deterioro.

Mitchell derribó el edificio principal y convirtió la caseta de vigilancia una casa de verano para su esposa y sus tres hijos pequeños. Ahora, 50 años después y a seis años de la muerte de Mitchell, esos niños la han dividido en dos, cuyo primer lote ya vendieron en 13.7 millones de dólares. El segundo, una parcela de 4.4 acres, está a la venta por 14.95 mdd. “Es una gran propiedad”, afirma David Mitchell, el hijo de Jan y el propietario de la empresa de desarrollo inmobiliario Mitchell Holdings. “El tiempo ha creado un producto de valor de ésta”.

El paisaje en la propiedad se ha mantenido intacto durante 100 años. “Los árboles están totalmente maduros, el plano original está básicamente intacto”, agrega Mitchell, quien señala que ha habido algunas modificaciones. “Había una fuente gigante y mis padres la convirtieron en una alberca”.

La casa de verano tiene seis dormitorios y siete baños, una sala de estar, un comedor formal y una zona de cocina central extendida a lo largo de los 6 mil pies cuadrados de espacio interior. Como sus padres ampliaron la propiedad, “tenía una sección para niños y una de adultos”, comparte Mitchell. “Dos cocinas, dos salas de estar; básicamente dos casas unidas por un comedor formal”.

Mitchell, quien es dueño de una casa de vacaciones en las inmediaciones de Sagaponack, dijo que él y sus hermanos –que renovaron la casa hace cuatro años- consideraron brevemente quedarse con la propiedad antes de darse cuenta que era poco práctica.

“Somos tres y cada uno tenemos un estilo y estructuras familiares diferentes”, destaca, “pero es una propiedad, y para construir tres casas o simplemente compartir una nos sería imposible”.