AFTEROFFICE
buena vida

Descanso y armonía... el placer de dormir

Para que la recámara, el refugio diario por las noches, te brinde el confort necesario para relajarte, debes elegir los elementos y materiales adecuados.
Lizbeth Hernández
05 marzo 2017 21:52 Última actualización 06 marzo 2017 5:0
(Especial)

(Especial)

El placer de dormir incluye siempre ropa de cama funcional y agradable. Entrar a la recámara y reconocer un espacio arreglado y armónico es una de las mejores recompensas después de un arduo día de trabajo.

Los diseñadores lo saben y por eso han creado líneas especiales que fomentan la relajación y el descanso. No importa si tú prefieres soporte suave o medio. Quizá prefieres un colchón estructurado y reforzado. En lo que todos coinciden es en que la cama, como protagonista de la habitación, debe estar bien vestida.

Los textiles deben ir acorde con las tendencias de prendas de vestir y diseño, con la finalidad de estimular el relax y la recuperación.
“Es muy importante elegir las texturas y los materiales que nos hagan felices. No importa si son de plumas de ganso o material sintético. La comodidad es el factor fundamental para decidir”, explica José Ángel Escobar, coordinador de presentaciones de la casa de decoración Pottery Barn.

1
  

  

(Especial)

Lejos de la simpleza de la colcha y el par de almohadas, hoy están disponibles muchos elementos. Sábanas, duvets, fundas nórdicas, edredones, mantas, rodapié y cojines de diferentes tamaños.

“Todo está muy especializado, incluso ahora que estamos en la transición de cambio de temporada de invierno a primavera, la ropa de cama se combina de manera distinta. Hay elementos como el fur y el lino que armonizan muy bien”, asegura Escobar, quien insiste en que los elementos de diseño deben ser lo mismo funcionales que armónicos.

Para las noches frías que no terminan de irse hace falta una frazada que puede ser de terciopelo, lana o fur. Pero para las noches más cálidas se retira y se usan sábanas, duvets y edredones de lino.

Los colores neutros como beige, gris y perla son los ideales para esta época del año. Algunos de los patrones de diseño se inspiran en grecas y dibujos que no resultan demasiado llamativos. Para primavera estará presente una explosión de color en la que azules, verdes, rojos y amarillos llevarán la delantera.

“Lo importante para equilibrar esos tonos es siempre elegir dos fundas nórdicas o duvets. Una con mucho color y la otra en un color claro y liso para resaltar los contrastes”, agrega el diseñador.

Otro de los factores a tomar en cuenta es el relleno y los materiales de los que están hechos. Los principales son los de almohadas y duvets, los cuales pueden ser de dos tipos: de plumas de ganso o de material sintético. El precio los primeros es alrededor de un 40 por ciento más caro que el de los segundos. Los expertos aseguran que la inversión vale la pena porque se traduce en durabilidad.

1
  

  

(Especial)

La marca sueca Hastens es de las empresas líderes en el mercado del descanso en Europa. Aunque su producto insignia son las camas, también ha desarrollado una línea de almohadas, duvets, sábanas y frazadas, las cuales se venden en su sucursal en México. ubicada en el Centro Comercial Santa Fe.

“El mejor descanso incluye sábanas de algodón egipcio, además de almohadas y duvets de pluma de ganso y plumón, está última se refiere a las plumas del pecho del animal que son más suaves”, asegura Antoni Sánchez, socio de la marca.

El duvet de pluma de ganso se fabrica con ejemplares de Hungría y Polonia, específicamente criados para ello. La textura es suave al tacto y ligera, sobre todo, para que haya facilidad de movimiento. Para el forro hay opciones de algodón percal, egipcio y satinado.

Tienen una amplia diversidad de diseños, entre los que destacan los tonos lisos y las colaboraciones de diversos creativos para la firma, como Gunila Lagerhem Ullberg y María Astrom, que presentan opciones con grecas y flores.

¿CUÁNTO CUESTA?
Tener en casa una cama de aparador requiere adquirir varios elementos. Desde los rellenos de almohadas, duvets y cojines, hasta sábanas, frazadas y fundas nórdicas. Dependiendo de la elección y suntuosidad de los materiales, el costo aproximado para una exhibición como las que se encuentran en Pottery Barn supera los 30 mil pesos.

Mientras que el precio de las sábanas de Hastens varía entre 6 y 11 mil pesos, según la calidad del algodón y del tamaño. El duvet cuesta entre 10 y 19 mil pesos, y las fundas de almohada van de 2 a 3 mil 500 pesos por dos artículos.