AFTEROFFICE
DEPORTES

Demencia o Alzheimer, las sombras que persiguen a la NFL 

Más de 500 jóvenes buscarán un lugar este jueves en alguno de los 32 equipos de la mejor liga de futbol americano del mundo. Sin embargo, ¿saben sobre los trastornos neurológicos que podrían sufrir en un futuro no tan lejano?
Eduardo Bautista
28 abril 2015 22:15 Última actualización 29 abril 2015 5:0
El corredor Todd Gurley, de la Universidad de Georgia, es uno de los que más suena en el Draft 2015 de la NFL. (Tomada de FB)

El corredor Todd Gurley, de la Universidad de Georgia, es uno de los que más suena en el Draft 2015 de la NFL. (Tomada de FB)

El sueño de jugar en la NFL podría convertirse en un infierno para los 514 jóvenes que este jueves buscarán ser contratados por alguno de los 32 equipos de la liga en el Draft 2015. Y es que no consideran que, cuando se retiren, o quizás antes, enfrentarán diversas enfermedades neurológicas.

La NFL reveló que el 30 por ciento de sus 20 mil retirados sufrirá, tarde o temprano, algún padecimiento neurológico, como demencia o Alzheimer. Hoy, cuatro mil veteranos ya están afectados. En 2011 demandaron a la liga argumentando que nunca se les informó sobre los riesgos de jugar después de recibir un golpe en la cabeza. Finalmente, la semana pasada ganaron el litigio ante un tribunal de Filadelfia.

Ahora la NFL deberá erogar mil millones de dólares (en un plazo de 65 años) para cubrir los gastos de aproximadamente 10 mil ex jugadores enfermos. La cifra es pequeña si se toman en cuenta los 10 mil millones de dólares que gana anualmente la liga, según Forbes. Esto quiere decir que la liga sólo gastará el 0.15 por ciento de sus ingresos anuales.

Andrés Venegas, neurólogo del IMSS y especialista en neurología vascular, señala que sí existe una asociación entre el futbol americano y los trastornos neurológicos. Hace tres años –refiere– Neurology publicó un estudio en el que se establece que las enfermedades neurodegenerativas más comunes entre los veteranos son el Parkinson, el Alzheimer y la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA).

Los corredores y receptores –apunta el estudio– son los más susceptibles de sufrir alguna contusión cerebral. En el Draft de este año hay 47 candidatos a la posición de corredor y 72 a la de receptor.

La NFL no tendría la obligación legal de subsidiar a quienes lleguen a padecer de alguna de estas afecciones, considera el abogado Alejandro Rojas, especialista en derecho deportivo. “Es complicado demostrar que las enfermedades son consecuencia directa de los golpes. Es un asunto más moral, la NFL no va a arriesgar su reputación. Perdería muchos patrocinios. En Estados Unidos cuenta mucho ser buen ciudadano”.

Sadara Montenegro, otra experta en la materia, afirma que el derecho deportivo se rige bajo la teoría del riesgo, la cual determina que éste es un factor inherente del atleta en cualquiera de sus actividades. No obstante –dice– la responsabilidad de la NFL es mayor porque es el organismo que establece las reglas y las condiciones de trabajo.

En promedio, cada ex jugador con Alzheimer recibirá 190 mil dólares. Pero para aquellos que tengan entre 35 y 40 años y ya estén enfermos la pensión podría ascender hasta los cuatro millones de dólares. La cantidad es justa a juicio de Rojas, quien sostiene que este tipo de enfermedades son “incapacitantes, progresivas y eventualmente controlables”.

Costear este tipo de trastornos es más caro en Estados Unidos que en México, porque el seguro en aquel país no siempre cubre los gastos de las medicinas o los cuidados especiales (como silla de ruedas o enfermera), asegura Venegas.

Tan sólo en el primer año –refiere el médico– un paciente con Parkinson llega a gastar hasta 30 mil dólares; todo depende de la etapa en que se encuentre la enfermedad. Mientras más tarde se detecte, más caro resulta. Ser estrella de la NFL tiene su precio.