AFTEROFFICE
buena vida

Delicia verde, por qué considerarla en tu dieta

A pesar de que hubo algunos meses del año en los que el aguacate se convirtió en un verdadero lujo, aquí algunos motivos por los que, aun así, debes considerar este fruto en tu dieta.
Lizbeth Hernández
10 agosto 2016 23:8 Última actualización 11 agosto 2016 5:0
El aguacate ha conquistado los paladares más exigentes. (Especial)

El aguacate ha conquistado los paladares más exigentes. (Especial)

Los animales prehistóricos ya comían aguacate y, desde entonces, es una de las frutas que ha logrado permanecer gracias a su delicioso sabor. Fueron los cuvieronius, antecesores de los elefantes, los que tras disfrutarlos diseminaban sus semillas; después vinieron un sinfín de especies que así preservaron su existencia. Ese es uno de los relatos del libro The Ghost of Evolution, de la bióloga e investigadora Connie Barlow.

El aguacate ha conquistado los paladares más exigentes. Entre sus bondades, ayuda a prevenir enfermedades del aparato circulatorio, como hipertensión, y cardiacas o accidentes cerebrovasculares.

“Su característica alimentaria principal es la riqueza en grasas y el tipo de éstas que contiene. Son principalmente monoinsaturadas (Omega 9), que ayudan a controlar los efectos perjudiciales de las saturadas, que son las que encontramos en animales”, asegura Marcia Robles Gil, licenciada en Nutrición y Ciencia de los Alimentos.

También contiene proteínas, hidratos de carbono, fibra, vitaminas A, C, E, K y varias del complejo B, incluida B9 (ácido fólico), además de minerales como calcio, magnesio, potasio, hierro, cobre y fósforo. Su pulpa es una fuente de energía.

Se recomienda medio aguacate fresco al día, el cual contribuirá a mejorar la concentración y el aprendizaje, además de prevenir enfermedades degenerativas del sistema nervioso central, como Alzheimer, depresión o esclerosis múltiple.

Es uno de los elementos imprescindibles en la cocina mexicana desde los tiempos de los aztecas, de hecho su nombre proviene del vocablo náhuatl aguacatl, que significa testículo y que se atribuye a su forma. Presente en las mesas, a últimas fechas se ha convertido en un alimento de lujo, debido a que el kilo ha llegado a costar más de 90 pesos en 2016.

“Es un imprescindible que está disponible en cualquier época del año, pero se antoja mucho más con productos frescos, por eso en The Capital Grille se sirve con pescados que ayudan a potenciar su sabor característico”, comenta Mauricio León, chef ejecutivo del restaurante.
Su textura cremosa y noble combinación fueron características que lo incluyeron en la carta de éste comedor especializado en cortes de carne provenientes de Estados Unidos.

“Estas recetas no están disponibles en ningún otro Capital Grille, son exclusivas para el mercado mexicano. Tuvimos la intención de tropicalizar ciertos productos y nos han funcionado muy bien, de hecho son de los más pedidos”, agrega el experto.

La tártara de atún y el salmón brûlée, creados por León, tienen como común denominador al aguacate. En el primer caso el chef recomienda combinar finos trozos de atún con pepino, arúgula, un toque de aceite de oliva, vinagreta y limón; mientras que el salmón tiene una preparación un poco más compleja, porque se le añade azúcar y se quema como un crème brûlée.

León aconseja aprovechar la mayor parte del salmón, por ello ideó esta receta, en la cual la carne sale de la panza y la cola del animal, que son las partes que tienen más grasa y las que, también, tienen mejor sabor.