AFTEROFFICE
FUTBOL

Delantero argentino se salvó de accidente del Chapecoense por lesión

Alejandro Martinuccio no viajaba con el plantel a Colombia ya que una lesión lo había dejado fuera de la final de la Copa Sudamericana. Pidió rezar por sus compañeros.
Reuters
29 noviembre 2016 10:2 Última actualización 29 noviembre 2016 15:55
martinu

(Tomada de @FMartinuccio)

El delantero argentino Alejandro Martinuccio se mostró devastado este martes por el accidente aéreo en el que murieron casi todos sus compañeros del modesto Chapecoense de Brasil, y relató que él sigue vivo porque una lesión lo marginó de la final de la Copa Sudamericana ante Atlético Nacional de Colombia.

Un avión que transportaba a los integrantes del Chapecoense para jugar el partido más importante de su historia se estrelló en una zona montañosa del noroeste de Colombia y 75 de sus 81 ocupantes murieron, en el accidente aéreo más grave en el país andino desde hace más de dos décadas.

En un principio se informó que eran 75 los muertos, porque se pensaba que habían abordado 81 personas; sin embargo, por la tarde de este martes, las autoridades colombianas precisaron que sólo subieron a la aeronave 77 personas.

"Me salvé de viajar porque estaba lesionado. La verdad es que estoy muy mal, muy triste con todo esto", dijo Martinuccio a un canal de televisión argentino.

"Siento un profundo dolor. Chapecoense es un club que me hizo sentir uno más apenas llegué (...) Sólo les pido a todos que recen por mis compañeros que estuvieron en el viaje", agregó en diálogo con una radio local.

El pequeño club de la ciudad de Chapecó debía disputar el primer partido de la final después de eliminar en la Sudamericana a equipos con historia y trayectoria internacional como Independiente y San Lorenzo de Argentina.

El atacante de 28 años, el único extranjero del plantel del Chapecoense, suma pasos en su carrera por Villarreal de España, Peñarol de Uruguay y los equipos brasileños de Coritiba, Ponte Preta, Cruzeiro y Fluminense, en Brasil.

El padre del delantero, Rubén, contó en los últimos días la familia estaba decepcionada por el prospecto de que Alejandro se perdiera el choque por lesión.

"Nosotros le decíamos que le meta a la recuperación para poder recuperarse. Gracias a Dios, no. Es el destino", relató emocionado al canal local TN.