AFTEROFFICE
deportes

Del Potro, la ilusión albiceleste en Copa Davis

En su quinta final de Copa Davis, con Juan Martín del Potro como líder y principal figura, Argentina busca su primer título ante Croacia, cuya localía puede jugarle en su contra.
Alain Arenas
24 noviembre 2016 22:58 Última actualización 25 noviembre 2016 5:0
La recuperación de Juan Martín del Potro en el presente año implicó una inyección de liderazgo. (Especial)

La recuperación de Juan Martín del Potro en el presente año implicó una inyección de liderazgo. (Especial)

La Selección argentina de tenis tuvo que sobreponerse en la presente edición de la Copa Davis. En octavos de final cortaron una remontada de Polonia y Renzo Olivo -84 del ranking de la ATP- ganó el punto definitivo. En la siguiente ronda derrotaron como visitantes 3-1 a Italia, que utilizó a Fabio Fognini, número 49 del mundo. También como invitados vencieron 3-2 a Gran Bretaña, con un triunfo vital de Juan Martín del Potro sobre Andy Murray, el mejor jugador actualmente. En la final –que se disputará a partir de hoy y hasta el domingo- enfrentan a Croacia en Zagreb, donde buscarán el primer título de su historia.

“Estos tenistas argentinos tienen personalidad, no les molesta la presión del público rival, como lo demostraron en fases anteriores. A veces la localía puede jugar en contra porque algunos se sienten con mayor responsabilidad y luego cometen errores. Esos factores podrían influir en el equipo croata, mientras que Argentina llega sin presión, con un equipo que sabe remontar y que no depende de un jugador”, explica Javier Frana, extenista argentino, quien alcanzó el lugar 30 del ranking de la ATP en julio de 1995.

Ésta será la quinta ocasión que un conjunto albiceleste busque ganar la Ensaladera de Plata. En 1981 enfrentó a Estados Unidos, que lo venció 3-1. En 2006 se midió a Rusia en Moscú, que lo derrotó 3-2 pese a la resistencia de David Nalbandian, quien ganó dos puntos en singles. Dos años después España lo doblegó 3-1 en La Plata y en 2011, en la reedición de la final ante los españoles, volvieron a caer, entonces en Sevilla, con el mismo marcador.

“En el pasado Argentina tuvo equipos espectaculares, pero en las etapas finales les tocaban rivales muy fuertes y que estuvieron en un nivel más alto del acostumbrado. Cuando se presentaron como visitantes en las finales el público los desbordó e incluso, en las últimas dos, el equipo no era un especialista en la superficie que jugaron. La final contra Croacia es diferente, porque es el rival más accesible que han tenido”, agrega Frana, quien también formó parte del equipo argentino que participó en la Copa Davis en la década de los 90.

El seleccionado croata lo encabeza Marin Cilic –sexto del ranking mundial- quien ganó el Masters 1000 de Cincinnati y el Abierto de Basilea en 2016. Entre octubre y noviembre disputó cinco torneos (Tokio, Masters 1000 de Shanghái, Basilea, Masters 1000 de París y la Copa Masters de la ATP en Londres).

“Cilic tiene un nivel espectacular, pero puede llegar desgastado, lo podrían aprovechar los argentinos, quienes llegarán descansados al no tener tantas horas de partidos. En comparación con Del Potro, quien vive el mejor momento del equipo argentino, ambos están parejos por lo hecho en el año, pero la diferencia es que el sudamericano llegará descansado”, agrega el también analista de la cadena ESPN.

Frana asegura que la debilidad sudamericana es el punto de dobles. Sólo en la serie contra Italia pudieron ganarlo, en la que utilizaron al mismo Juan Martín del Potro, quien no es un especialista en esa modalidad. Contra Polonia y Gran Bretaña no participó el nacido en Tandil y perdieron ambos partidos.

“Del Potro jugará viernes y domingo, pero que lo haga el sábado sería exponerlo a potenciales lesiones y tampoco es una garantía que saque el partido. Leonardo Mayer, es el mejor doblista del equipo, pero participó en torneos Challenger en arcilla (Lima y Guayaquil). No debió hacerlo, porque en Zagreb se jugará en superficie dura”, menciona el ex tenista.

FACTOR DEL POTRO
La recuperación de Juan Martín del Potro en el presente año no sólo sirvió para reforzar el nivel de juego del equipo argentino en la Copa Davis, sino también implicó una inyección de liderazgo. “Con Juan Martín en el grupo se siente una armonía. Los más jóvenes se sienten arropados y lo ven como un ejemplo de lo que se debe de hacer dentro y fuera de la cancha. Puede ponerle tranquilidad a los partidos, si hay momentos de tensión en la serie”, completa Frana.