AFTEROFFICE
culturas

Del milenarismo al millennialismo en un tuit

El 31 de diciembre de 1999 el milenarismo tomó forma en la cibernética. En aquel día transitaba ya la hoy llamada era Millennial, apartado postal del tiempo que ya no siente superstición por el futuro y mucho menos por el pasado.
Mauricio Mejía
23 noviembre 2016 21:43 Última actualización 24 noviembre 2016 5:0
Millennial

Millennial

Conforme se acercaba la llegada del año mil, Europa se confundía entre la superstición y la herejía. Sobre todo en Francia se escuchaban voces sobre el final de los tiempos y la llegada del Juicio Final. El Apocalipsis mal interpretado de San Juan provocaba una epidemia de pánico: llegaba el Mesías para emitir su último veredicto celestial y divino. Las tinieblas se anunciaban. Los cielos se oscurecían y los vivos y los muertos comparecían ante el implacable dictamen del Señor. El milenarismo dejó huellas en las letras y las artes plásticas. Llegó el día fatídico y nada, nada sucedió; la Edad Media duró casi 500 años más, con sus muy marcados claroscuros.

Sucedieron las últimas cruzadas, el derrumbe de Bizancio, el Renacimiento, la Reforma, la Revolución Industrial, la Ilustración,1789, el derrumbe de los Imperios, dos Guerras Mundiales y una Fría. El 31 de diciembre de 1999 el milenarismo tomó forma en la cibernética. Esta vez el colpaso de la especie vendría después del sistema financiero que no reconocía la nueva fecha del final de los tiempos. Nada, nada sucedió. Y sí. Sí. En aquel día transitaba ya la hoy llamada era Millennial, apartado postal del tiempo que ya no siente superstición por el futuro y mucho menos por el pasado.

El Golem actual se alimenta del precario y delgado presente, de lo inmediato, del ahorita, como dicen los mexicanos. Los europeos del siglo X y los habitantes del mundo del XX creyeron, con sus diferencias, en una forma del Final, una versión del último futuro: el Juicio. Dijo un místico que el robot se alimenta de carne. El tiempo de urgencia, de prisa, inmediatez. Dios fue hace muchos años; lo eterno dura ahora... ya nada,acaba de irse.