AFTEROFFICE

Defienden nuestro chocolate

10 febrero 2014 4:22 Última actualización 17 octubre 2013 5:59

[Mexicanos presentes en salón internacional de París / Cuartoscuro]


 
Sandra Aguliar Loya
 

El chef Patrick Martin, director de Le Cordon Blue, escribió el prefacio de El pequeño Larousse del chocolate debido a que este producto tan mexicano “suscita tanta pasión entre los maestros reposteros, como glotonería entre los amateurs”.
 

Esa pasión ha traspasado las fronteras gracias al profesionalismo de dos maestros mexicanos: José Ramón Castillo será el único chocolatero que representará al continente americano dentro de la selección de los “Grand Chefs” del Salón del Chocolate Profesional de París. Su colega Luis Robledo Richards participará en el World Chocolate Masters, concurso mundial dedicado exclusivamente al uso creativo del chocolate en todas sus aplicaciones, y en el cual aspira a ganar el primer lugar que recibe el artesano del chocolate que obtenga la más alta puntuación en sus creaciones.
 

Esa pasión suscitada por el cacao los ha llevado, incluso, a tener sus propios puntos de vista sobre ese producto que según Ana Parizot Wolter, está condicionado por la oferta y la demanda. “Pero al momento en que los chocolateros mexicanos lo transforman en chocolate, son ellos quienes le ponen precio y por supuesto que éste dependerá de la calidad y del mercado en el que lo vayan a colocar, pero además les es más provechoso si le dan valores agregados, si por ejemplo el cacao es orgánico, si tiene alguna certificación internacional”.
 

Producto exportable
 
Desde hace dos años, Castillo está trabajando en la preservación del cacao criollo porcelana mexicano, lo que le valió para ser nombrado por la Secretaría de Agricultura “Salvaguarda del cacao mexicano y Máximo exponente de la chocolatería mexicana”.
 

Eso, considera, le da el derecho de decir: “Soy un producto exportable que se está dando a la tarea de ayudar a 34 pequeños productores del país a mostrar ante el mundo cacao de gran calidad”.
 

Según Parizot Wolter, directora general de la Hacienda La Luz, en Tabasco, para los cacaoteros es “un orgullo” tener un representante como José Ramón, que no solamente es conocido a nivel nacional, sino internacional, “por utilizar la fama que en este momento se ha ganado con tanto esfuerzo para apoyar al campo mexicano; es gracias a los maestros chocolates que podemos ofrecer un producto maravilloso”.
 

Robledo Richards sostuvo que “en este momento nos ven (en el extranjero) como un productor de cacao, pero no como un país chocolatero, hay que quitarnos esa imagen porque de 7 u 8 años para acá, realmente es un medio que ha evolucionado mucho”.
 
Cargas de peso
 
Del 28 al 30 de agosto, Luis Robledo Richards se medirá con 19 chocolateros del mundo en el World Chocolate Masters, por lo que lleva ya un año preparándose “fuerte” para poner la bandera en alto, dice.
 

Para él, las cosas a lo largo de este periodo de práctica no han sido fáciles. Pero ahora su objetivo es el que vean que hay profesionales en el medio que “tenemos la capacidad de competir con ellos al tú por tú”.
 

Mientras para José Ramón, su viaje a Francia tiene otro matiz, ya que por segundo año consecutivo su Chocolatería Mexicana Evolutiva Que Bo! aparecerá en la más prestigiosa guía internacional del chocolate Le guide Club des Croqueurs de Chocolat, en su edición 2013.
 

Su única preocupación, quizá, es ver la reacción de los franceses al presenciar su cortometraje Amargo, con el que busca concientizar al público sobre cuatro productos de gran valor en México: el cacao, el mezcal, el gusano de maguey y la vainilla, y lograr una vinculación económica del país con el mundo.