AFTEROFFICE
DESDE LA BUTACA

De 'Rogue One' al debut de Ewan McGregor como director

La ópera prima de Ewan McGregor y 'Rogue One', el épico spin-off de Star Wars son los estrenos que no te debes perder este fin de semana; además, el estreno en Netflix de 'La gran apuesta'.
Eldaa García
16 diciembre 2016 14:14 Última actualización 17 diciembre 2016 18:56
blog

(Especial)


Lo recomendado: El fin del sueño americano (American Pastoral)

Un hombre, que aparentemente tenía todo en la vida padece la desaparición de su hija, acusada de poner una bomba en una oficina pública tras su paso por las alas más radicales de la protesta estadounidense durante la década de los 60’s por lo que sus vidas jamás volverán a ser la mismas. Esta es la historia de El fin del sueño americano, que marca el debut de Ewan McGregor como director.


En esta su ópera prima, basada en un texto de Phillip Roth ganador del Pulitzer, McGregor encarna a Stanley ‘Sueco’ Levov, símbolo de lo mejor del sueño americano por excelencia: un atleta guapo, héroe de guerra, empresario exitoso con la familia perfecta, un buen hombre que cree en Estados Unidos y que verá cómo su mundo se desmorona cuando su hija Merry (Dakota Fanning) desaparece sin dejar rastro en medio de la agitación política que se vive en aquella época.

Con ciertos guiños a Belleza Americana, veremos el viacrucis de Lebov (McGregor pudo haberle dado un poco más de matices) pero también el de su esposa Dawn, una gran Jennifer Conelly que al principio se nota rígida pero irá retratando con precisión e intensidad su descenso al infierno, todo ayudado por una edición que no pierde el ritmo a cargo Melissa Kent y una fotografía triste llena de tonos opacos de Martin Ruhe.

Los atentados de aquella época no sólo pusieron punto final a una era dorada en Estados Unidos, llena de esperanzas y abundancia cosechadas tras el fin de la Segunda Guerra Mundial (¿alguna semejanza con el contexto actual?). En El fin del sueño americano, veremos cómo las bombas también hacen volar en pedazos la vida de Stanley Levov. Aún no sabemos si Ewan McGregor va muy rápido al estrenarse como director, pero sin duda gusta la dirección que lleva.

¿Qué puedes ver? Rogue One: Una historia de Star Wars
¿Cómo decirle a JJ Abrams sin herir sus sentimientos que este spin-off por el que no mucha gente apostaba ha superado a Episodio VII, manufactura suya? ¿Cómo hacerle saber a su director Gareth Edwards que ha resucitado y se ha hecho depositario de todas las esperanzas de los fans de Star Wars?


Enmarcada entre los Episodios III y IV, cuando Darth Vader es el amo y señor de la galaxia entera, la Alianza Rebelde tratará de robar los planos de la Estrella de la Muerte, arma capaz de destruir planetas enteros, para lo cual reclutará a Jyn Erso (Felicity Jones con perpetuos ojos de asombro) hija de Galen Erso, (Mads Mikkelsen) diseñador e ingeniero a cargo de esa obra. Para ello, contará con la ayuda de un variopinto grupo de insurgentes encabezado por el capitán y oficial de inteligencia Cassian Andor (Diego Luna en su primer protagónico en una producción hollywoodense).

¿Pero qué es Rogue One? La última entrega de la saga es más que los sables de luz o los efectos especiales o las naves y sus gloriosas escenas de combate (que son hermosas pero que nada aportan); es más que Felicity Jones haciendo bien su trabajo como chica problemática sin un propósito en la vida; es más que Diego Luna como Cassian, un rebelde con la sangre fría que no dudará en disparar el gatillo pero con un halo que inevitablemente hace verlo como un orgulloso hijo ilegítimo de Han Solo. Incluso es más que Darth Vader que con sólo unos cuantos segundos aterrorizará -y fascinará- completamente.

La cinta, que inevitablemente apela a la nostalgia de los fans, puede ofrecer varias lecturas; una de ellas es la política: un grupo de rebeldes de diversas razas encabezado por una mujer que amenaza un imperio de hombres blancos; (¿coincidencia con el ambiente político actual?), es el mensaje de que por muy oscuros que sean los tiempos, la esperanza debe prevalecer, puesto que todas las rebeliones nacen de ella.

Y también es el sutil mensaje de Gareth Edwards a J.J. Abrams, a quien parece decirle que ni los grandes estudios, ni los millonarios presupuestos ni las grandes compañías como Disney garantizan que tu cinta, aunque sea la más taquillera, será la más exitosa; que la soberbia de querer ganar todo (Star Wars y Star Trek) no siempre puede traer buenas consecuencias. Bien lo dijo Darth Vader: “ten cuidado de no ahogarte con tus aspiraciones, director”.

Netflix: La gran apuesta (The Big Short)
La crisis financiera del 2008 detonada por la explosión de los créditos hipotecarios pudiera ser a primera vista el tema más tedioso y complicado de llevar a la pantalla, pero no hay de qué preocuparse: si no sabes qué son las hipotecas de alto riesgo, Margot Robbie sumergida en una tina de baño, te lo explica. Si ignoras lo que significan los CDO o swaps, el chef Anthony Bourdain lo ilustrará para ti con sobras de comida. 

/div>

La cinta, estrenada a principios de 2016 en México y ya disponible en Netflix reúne a Christian Bale como el loco visionario al que todos ignoran, a Ryan Gosling como el lobo financiero que hará todo para ganar y a Steve Carrell como el banquero que hará la pregunta esencial: ¿qué tan válido es apostar contra el sistema financiero de tu país sólo para castigarlo?

Independientemente de su bagaje en educación financiera y bursátil, La gran apuesta es una relato de cómo el sector inmobiliario, considerado en ese entonces un pilar inquebrantable de la economía del país, hizo volar en pedazos no sólo a Estados Unidos, sino a decenas de países, 
llevando a la quiebra a millones de personas a las que les arrebataron sus vehículos, sus propiedades y hasta sus mismas vidas.

¡Disfruten la función!