AFTEROFFICE
buena vida

De ADN antiguo y elementos modernos que no pasan de moda

Zenith mezcla su movimiento. "Lo que tratamos de crear es una conexión valiosa entre el reloj y quien lo usa. Todo el mundo quiere ser inmortal, que no pase el tiempo", Aldo Magada, CEO de la firma.
Myrna I. Martínez
10 noviembre 2015 20:45 Última actualización 11 noviembre 2015 5:0
La firma logró revolucionar la relojería en 1969 con la creación de El Primero, el ADN de sus relojes. (Cortesía)

La firma logró revolucionar la relojería en 1969 con la creación de El Primero, el ADN de sus relojes. (Cortesía)

Una de las marcas de alta relojería con mayor tradición en Suiza es Zenith, que celebra 150 años con el espíritu clásico con que fue creada en 1865 por Georges Favre-Jacot.

En este tiempo, la firma logró revolucionar la relojería en 1969 con la creación de El Primero, el ADN de sus relojes. Este movimiento tiene una frecuencia de 36 mil vibraciones por hora, lo cual aporta mayor precisión. Otros modelos sólo alcanzan las 25 mil.

Aldo Magada, CEO de Zenith, durante su visita a la ciudad durante la última edición del Salón Internacional de Alta Relojería, enfatiza la importancia histórica de la compañía y platica que siempre se han enfocado en la innovación, performance y potencia, y en hacer diseños con un look clásico, pero a la vez atemporal.

“El reloj que estoy usando (El Primero Chronomaster 1969) es mi favorito, no porque esté haciendo marketing, sino porque es el que mejor resume lo que somos: es un modelo muy clásico, tienes un movimiento hermoso, que es El Primero, y tienes un twist que le da el movimiento expuesto”, señala el directivo.

“El diseño básico de la marca es muy sencillo, se ve muy bien después de 10 años, hay muchos relojes que compras y después de un año te aburres. Eso no pasa con El Primero, que siempre se siente a la moda con su ADN antiguo y elementos modernos. Además tiene un diseño muy cómodo, porque usar un reloj puede ser doloroso”.

Una de las series limitadas más exitosas de Zenith dedicada a leyendas, con la que busca rendir tributo a personalidades vivas o muertas que vivirán eternamente por algo que hizo en vida.

“Lo que tratamos de crear es una conexión valiosa entre el reloj y quien lo usa. Todo el mundo quiere ser inmortal, que no pase el tiempo”, asegura Magada.

Entre los modelos de edición limitada inspiradas en El Primero se encuentra uno dedicado a los Rolling Stones, con la lengua sutilmente diseñada en la carátula, y el Chronomaster 1969 Auto Edition, dedicado a las carreras de automóviles de antaño en Francia. El diseño está en rojo y gris, con una franja con los colores de la bandera francesa.