AFTEROFFICE
DEPORTES

Davinson Sánchez: fortaleza y disciplina

En 2015, el futbolista colombiano despreció al Barcelona B; hoy es considerado el defensa de ese país con mayor proyección, inspirado en Franco Baresi.
Alain Arenas
31 octubre 2017 23:21 Última actualización 01 noviembre 2017 5:0
Franco Baressi

(Ismael Ángeles)

Cuando los periodistas ingleses le preguntaron a Davinson Sánchez –en su presentación con el Tottenham– sobre su ejemplo a seguir, éste respondió con seguridad: “Sin duda, Franco Baresi”. La declaración del colombiano –el fichaje más caro en la historia del club londinense (46 millones de euros)– provocó murmullos en la sala de prensa.

Sánchez nunca lo vio jugar por televisión. Cuando nació, en 1996, el zaguero del Milán disputaba su última temporada como profesional. El sudamericano –recordó entonces– que cuando era un adolescente buscó en Internet a los mejores defensas de la historia. Su búsqueda arrojó a Baresi, quien con el cuadro rossoneri que dirigía Arrigo Sacchi, dominó el futbol italiano y europeo al final de la década de 1980 y comienzos de 1990. Quedó encantado por su velocidad, visión de juego y disciplina. Descargó sus videos, los estudió y, posteriormente, se propuso emigrar al Viejo Continente para emularlo.

Pudo cumplir su deseo desde mayo de 2016. El Barcelona le ofreció un contrato de 4 millones de euros para integrarse a su filial. El cuadro catalán y el Atlético Nacional –en el que entonces militaba– acordaron el traspaso. Sin embargo, Sánchez le informó a Néstor Villarreal –su representante– que no estaba de acuerdo, porque se sentía con la capacidad para jugar en un equipo de Primera División.

“Una de sus cualidades es su mentalidad muy fuerte. A cualquier chico que le digas que el Barcelona quiere firmarlo te dirá que sí; Davinson es la excepción. Siempre le digo que por negarse ir al Barça tiene los huevos del tamaño del Atanasio Girardot (el estadio de Atlético Nacional)”, dice Villarreal a este diario.

El sudamericano comenzó en el futbol a los 6 años, cuando se inscribió en una escuela filial del América de Cali, en el que pasó los siguientes 10 años. Recordó en una entrevista –en agosto pasado– para el diario El País de esa ciudad, que los entrenadores lo colocaban de medio, posición en la que se sentía incómodo. Fue entonces que les pidió a sus padres que lo sacaran del equipo, pese a que era aficionado del club.

Juan Carlos Osorio recuerda que lo conoció en aquella época. El jugador tenía 16 años. El hoy entrenador de la Selección mexicana dice que estaba de vacaciones con su esposa en Cali, muy cerca de la cancha La Troja, un deportivo local. Unos amigos lo invitaron a jugar, pese a que su mujer estaba en desacuerdo.

El entonces técnico de Atlético Nacional de Medellín asistió de todas maneras y observó que, en una cancha contigua, estaba Sánchez en otro partido. Dice que le agradó su velocidad, la marca uno contra uno y el juego aéreo. Le hizo una advertencia: no quería que jugara como medio, sino como defensa central.

“Lo invité a probarse a Nacional, pero me dijo que tenía que obtener el permiso de su madre. Hablé con ella y me dio su aprobación. Cuando comenzamos los entrenamientos en el club, instauré un ejercicio de ocho jugadores contra ocho, en los que forzosamente el defensor central debía salir con el balón controlado en los pies. Eso le ayudó a pulir su técnica. El sistema de rotaciones que había en Atlético Nacional le permitió debutar. Después se afianzó en la titularidad”, recuerda Osorio en entrevista para El Financiero.

Sánchez fue clave en la Copa Libertadores que el equipo cafetero ganó en 2016. Disputó 14 encuentros y marcó un gol. Sus actuaciones llamaron la atención de otros equipos europeos. En agosto del año pasado el Ajax le ofreció al cuadro colombiano 5 mde por él. Esta vez, la oferta fue de su agrado, porque jugaría en el máximo circuito.

En el cuadro holandés sólo permaneció una temporada, en la que disputó 32 partidos en todas las competencias. Luego emigró al Tottenham –que hoy se enfrenta al Real Madrid–, con el que ha jugado de titular todos los partidos en la Champions League y es el titular más joven del plantel. Ha sido clave para que el equipo inglés haya limitado a un gol al Borussia Dortmund y Real Madrid, respectivamente, en sus primeros enfrentamientos.

Osorio dice que es el colombiano con mayor proyección, pero que aún tiene un aspecto por mejorar. “Si aumenta su comunicación verbal en el terreno de juego se convertirá en uno de los mejores defensores a nivel mundial. Tiene las características para jugar en cualquiera de los clubes más potentes de Europa”.