AFTEROFFICE
deportes

David Mier y Terán, con el velerismo en la sangre

David Mier y Terán es uno de los tres veleristas calificados a los Juegos Olímpicos de Río 2016. "La familia Mier y Terán ha estado siempre ligada a la vela. Desde que nací, vivíamos prácticamente los fines de semana en el mar", dice el atleta.
Alain Arenas
18 mayo 2016 22:0 Última actualización 19 mayo 2016 5:0
"Tengo la ventaja de que mis compañeros de entrenamiento me prestan a sus entrenadores”, asegura. (Cortesía)

"Tengo la ventaja de que mis compañeros de entrenamiento me prestan a sus entrenadores”, asegura. (Cortesía)

Saluda con una sonrisa y advierte que la entrevista se realizará durante la fiesta de su sobrino Sebastián, quien cumple 5 años. “¿Está bueno el lugar para realizar un festejo, no?”, pregunta entusiasmado. Se refiere a El Yaqui, el club ubicado en Cuajimalpa, en el poniente de la capital, el cual tiene alrededor de 30 canchas de tenis. Tiene un marcado acento yucateco, al igual que su esposa, Michelle, y el resto de su familia.

Cuando se sienta se le pregunta sobre el conflicto que vive la Federación Internacional de Natación, la Conade y la Federación Mexicana de Natación, a causa de la cancelación de los Mundiales de Natación. “Es muy complicado criticar cuando no se sabe del todo la historia”, comenta. Conversa un poco y luego decide que el resto de la charla suceda al lado de las canchas de arcilla recién bañadas por una leve lluvia. David Mier y Terán, uno de los tres veleristas calificados a los Juegos Olímpicos de Río 2016 y uno de dos atletas mexicanos que han calificado a cinco Juegos Olímpicos (Mario Tovar, en Helsinki 1952, Melbourne 1956, Roma 1960, Tokio 1964 y México 1968, es el otro), responde a EL FINANCIERO.

___¿Cómo empezó en la vela?
___La familia Mier y Terán ha estado siempre ligada a la vela. Desde que nací, vivíamos prácticamente los fines de semana en el mar. Mi abuelo fue de los primeros en practicar windsurf. Hasta los 14 años me pude subir a un velero de ese tipo. Fue Pedro Pablo Silvera (un ex velerista olímpico mexicano en Atlanta 1996) quien me invitó a navegar y fue él quien me enseñó los secretos de este deporte.

___¿La posición económica familiar le ayudó a practicar esta disciplina?
___Para empezar sí, desde luego. Pero no fue condicionante para que yo alcanzara el nivel olímpico. Hice lo necesario para obtener los apoyos y patrocinios necesarios para reforzar mi carrera. Mis padres no contaban con los recursos suficientes para comprarme el equipo que yo necesitaba para mantenerme en ese nivel.

___¿Qué hizo para conseguir estos apoyos?
___En mis primeros años hacía diseños de camisetas con la leyenda de que viajaría a Sídney 2000 y luego las vendía. Llegué a maquilar aproximadamente 5 mil prendas. También conseguí patrocinadores que elaboraban posters y les vendí la idea de que los íbamos a poner por toda Mérida para ganar clientes. También hice trípticos en los que anoté todas mis experiencias atléticas. Todo para recaudar un poco de dinero, que luego utilizaba para mis gastos de entrenamiento.

Mier y Terán cuenta que en 1998 tuvo que salirse provisionalmente de la Universidad Anáhuac (en la que estudió Ingeniería Industrial) para dedicarse enteramente a la vela. Desde ese entonces, explica, nunca ha tenido un entrenador de tiempo completo.

___¿Por qué sucedió eso?
___Es muy caro. La verdad, en México no he encontrado apoyo. Hoy por hoy estoy en un nivel muy alto, donde un entrenador que me sirva cobra alrededor de 500 dólares al día. Eso más el precio de la lancha, el hospedaje, la alimentación... He decidido sacrificar todo eso para poder entrenar más tiempo para tomar parte en competencias de alto nivel.
___¿Cómo cubre esa carencia?
___Leo libros de preparación física, de preparación mental, de nutrición y encuentro la manera de educarme. Tengo la ventaja de que mis compañeros de entrenamiento, el brasileño Ricardo Santos, el portugués Joao Rodríguez y el español Iván Pastor me prestan a sus entrenadores y éstos me apoyan.

___¿Cuál sería un buen resultado para usted?
___Sin duda quedar entre los primeros 16. Sería algo muy bueno. Quedar fuera de esos puestos sería malo. Aunque en la vela todo puede suceder, los competidores siempre quedamos con pocos puntos de diferencia en los Juegos Olímpicos.

___¿Planea participar en Tokio 2020?
___Me gustaría, sí. Sé que sería romper la marca. Pero eso dependería de dos cosas: primero, si aún tengo la motivación, y segundo, si existen los apoyos adecuados. Porque si no los hay, será difícil. Por lo pronto puedo decir que en este momento sí los hay. Quiero ir año tras año y luego lo analizaré.

___¿Qué medidas tomará contra el virus del zika?
___Es algo que no me preocupa. Tengo amigos brasileños y me dijeron que no hay mucho problema. Lo que sí es preocupante es la situación política en Brasil. Un boicot a los Juegos sería delicado. Es una pena que el comité organizador se espere al último minuto para tomar medidas. Recuerdo que en Atenas terminaron las obras un día antes de la inauguración y esos Juegos fueron buenos, en Río pasará igual.