AFTEROFFICE
culturas

"Dar en el clavo", subasta para una buena causa

La asociación civil Costruyendo y Creciendo, que preside la escritora y periodista Silvia Cherem, está dedicada a instalar aulas para albañiles en sus propios centros de trabajo. El evento se realizará este martes 29 de abril, a las 19:30, en el Hotel Marriott Santa Fe.
Carmen García Bermejo
27 abril 2014 23:4 Última actualización 28 abril 2014 5:0
Las cucharas de albañil están intervenidas con una gran variedad de técnicas.

Las cucharas de albañil están intervenidas con una gran variedad de técnicas.

Más de cien artistas plásticos, escritores, arquitectos, músicos, intérpretes, diseñadores y otras personalidades del mundo cultural intervinieron una o varias cucharas de albañil, que se pondrán a la venta en la subasta "Dar en el Clavo", con el fin de recaudar fondos y abrir aulas para que los trabajadores de la construcción estudien en sus sitios de trabajo.

Las cucharas de albañil están intervenidas con una variedad de técnicas como tintas a base de agua, vitro-mosaico, acuarela sobre papel, acrílico y arena sobre metal, óleo sobre metal, textiles, acrílico sobre metal, tinta sobre papel, encáustica sobre madera, laca sobre lámina y óleo sobre lámina. También hay rotulaciones, esculturas en metal ensamblado, arte-objeto y grabado en metal.

La variedad es infinita porque son 125 los participantes, entre ellos Manuel Felguérez, Horacio Franco, Vicente Leñero, Pedro Friedeberg, Francisco Castro Leñero, Alfredo Achar, Gilberto Aceves Navarro, Cuauhtémoc Cárdenas, Teodoro González de León, Fernando González Gortázar, Francisco Hinojosa, Magali Lara, Eugenia León, Roger von Gunten, Arnaldo Zúñiga, Elena Poniatowska, Gabriel Macotela, Alejandro Martí, Vicente Rojo y Germán Venegas.

La escritora y periodista Silvia Cherem, directora de la subasta, explica que en 2006 formaron la asociación civil Construyendo y Creciendo, debido a que su hijo, el ingeniero José Shabot Cherem, se percató de que los albañiles son explotados por algunos maestros de obra quienes, ventajosos, se quedaban con parte de su salario.

“Indignado, José colocó letreros con el sueldo que cada trabajador debía recibir. Pero se percató de que el 8 por ciento de los albañiles tiene rezago educativo: entre el 20 y el 30 por ciento de ellos no sabe leer ni escribir. Una realidad que se repite en casi todas las construcciones de la Ciudad de México y zonas conurbadas”, apunta.

Cherem señala que fue entonces cuando decidieron crear su asociación civil dedicada a instalar aulas para albañiles en sus propios centros de trabajo. A ocho años de distancia, ya cuentan con 21 salones, en igual número de obras de esta capital. En esos centros de estudio, por fin, los albañiles aprenden a leer, escribir, sumar y restar; cursan la primaria, la secundaria o la preparatoria. También para ellos se han diseñado cursos de computación.

“Hasta la fecha, unos dos mil trabajadores han sido beneficiados con este programa. Sin embargo, solamente 600 se han graduado en diferentes niveles de estudios y recibido su certificado, ya que la población en las obras donde están instaladas las aulas es muy cambiante”, afirma la promotora cultural.

Cherem indica que al principio los instructores tomaron el "Silabario de San Miguel" con el que, después de la Revolución Mexicana, la Iglesia empezó a alfabetizar a la población. Pero, después, se unieron con el Instituto Nacional para la Educación de los Adultos (INEA), al Ceneval, al Tec de Monterrey y a la Universidad Iberoamericana para mantener a flote un nuevo programa de enseñanza.

“Aún falta mucho por hacer. La subasta 'Dar en el Clavo', a realizarse el martes en el Hotel Marriott Santa Fe, es un primer esfuerzo masivo para recaudar fondos y lograr que las aulas se multipliquen en el mayor número de obras en construcción para que los trabajadores tengan acceso a la educación”, precisa.