AFTEROFFICE
culturas

Danza en honor a Mozart

El Taller Coreográfico de la UNAM, de Gloria Contreras, celebrará este fin de semana el espíritu del compositor austriaco, con una selección de ballets que buscan difundir su música.
Notimex
24 junio 2014 15:37 Última actualización 24 junio 2014 15:41
Se bailará “Adagio y fuga”, con la partitura homónima escrita por Mozart en 1783. (Cortesía TCUNAM)

Se bailará “Adagio y fuga”, con la partitura homónima escrita por Mozart en 1783. (Cortesía TCUNAM)

En el marco de su temporada 91, el Taller Coreográfico de la UNAM ofrecerá “Adagio y fuga”, “Obertura”, “Concierto para piano y orquesta número 23”, “Cánones” y “Cuarteto KV 465”, el viernes 27 de junio, en el Teatro Arquitecto Carlos Lazo, y el domingo 29, en la Sala Miguel Covarrubias.

Para dar inicio a las funciones se bailará “Adagio y fuga”, con la partitura homónima escrita por Mozart en 1783, la cual creó inspirado particularmente en el estilo contrapuntístico de Johann Sebastian Bach (1685-1750).

La danza se desarrolla en dos movimientos, en el adagio se ejecutan con gran lentitud y suavidad los movimientos más elementales del ballet clásico, mientras que la fuga confiere una danza vigorosa, fuerte y dinámica, construida a partir de las diferentes posiciones del développé (movimiento de belleza).

Enseguida se presentará “Obertura”, danza viril y fuerte, montada sobre la Obertura de ópera “La flauta mágica”, estrenada en Viena el 30 de septiembre de 1791. Esta pieza es una de las más exquisitas miniaturas salidas de la pluma de Mozart.

Contrariamente a lo que se estilaba en la época, no emplea el material temático del resto de la obra. No obstante, el carácter de la música prepara el ambiente mágico, épico e irreal en el que se va a desarrollar la acción, destaca el TCUNAM. Posteriormente, agrega, vendrá “Cánones”, con partitura del también pianista austriaco, creando repetidas sucesiones de diseños corporales perfectamente sincronizados.

El programa concluirá con el “Cuarteto KV. 465”, quizá el más famoso de los cuartetos de Mozart y el último de la serie de los cuartetos dedicados a Haydn, compuestos entre 1782-1785. El desarrollo de la coreografía contrasta con la música, pasos con brío y esplendor se tejen con elegancia y presencia.