AFTEROFFICE
deportes

Danny Salazar,
brazo de bajo costo

Danny Salazar es el abridor que más victorias le ha dado a los Indios, pero el que menos cobra en su rotación. Con sus 10 victorias y 3 derrotas se ganó el pase a su primer Juego de Estrellas.
Alain Arenas
06 julio 2016 21:23 Última actualización 07 julio 2016 5:0
Danny Salazar (AP)

Danny Salazar (AP)

Las 10 victorias y 3 derrotas que acumula Danny Salazar, pitcher de Cleveland, son suficientes para que sea el octavo mejor de las Grandes Ligas y para que el martes haya recibido su primer llamado al Juego de Estrellas. Pero el dominicano, quien tiene un contrato por 536 mil dólares, es el que menor sueldo percibe entre los mejores 10 lanzadores de la MLB.

Salazar firmó su primer contrato con los Indios cuando tenía 16 años, en su país natal. Viajó a Estados Unidos y pasó tres años en el nivel rookie. De 2009 a 2013 estuvo en las Ligas Menores de la novena de Cleveland, hasta que el 11 de julio de 2013 hizo su debut en las Mayores ante Toronto, juego en el que lanzaba un sin hit ni carrera hasta la sexta entrada y que terminó ganando.

Pero no todo fue fácil como ese día. Su primera campaña terminó con marca negativa (2 victorias y 3 derrotas). Al igual que la de 2014 (6-8). Cuando en 2015 tuvo su primer temporada ganadora (14-10), el pelotero pasó los últimos días de la temporada con una lesión en el brazo derecho, de la que la franquicia nunca aclaró su gravedad ni la zona específica donde se presentó. Para colmo, Salazar era agente libre al finalizar ese año.

“Se presentó en los entrenamientos de verano para practicar, pese a no tener contrato. La organización no estaba muy convencida de que se pudiera recuperar de la lesión, así que le ofreció uno bajo, de poco más de medio millón de dólares por un año. Pero Danny demostró que la lesión la había superado desde sus primeros tres partidos (permitió tres carreras y tuvo récord de 2-1)”, explica Jeff Schudel, reportero de los Indios para el diario News Herald de Cleveland.

El efecto ganador continuó para el pitcher caribeño. En sus últimas 10 salidas lleva marca de 7-1, y en dos encuentros se ha ido sin decisión. En lo que va del año tiene promedio de 2.36 carreras limpias y es el abridor con más victorias de toda la organización, a pesar de tener el salario más bajo.

“La clave para que Salazar haya tenido este éxito es su concentración. Dejó atrás lo que pasó en el verano. Tiene una gran recta, es su mejor pitcheo y es en el que se ha apoyado para controlar a los rivales. Pero no es sólo eso, trabajó en sus otros lanzamientos, para ser más completo, en especial en su cambio de velocidad, el cual ha sido magnífico este año”, agrega Schudel.

El buen momento de Salazar también es un reflejo de lo que viven los Indios (51-33). Del 17 de junio a la fecha, la franquicia acumula 16 victorias y tres derrotas, ocupa el liderato de la División Central de la Liga Americana, posee la mejor racha de las Grandes Ligas y es la cuarta mejor novena de todas. Durante estos juegos, el dominicano tuvo cuatro aperturas en las que registró tres victorias y una salida sin decisión.

UNA ROTACIÓN ENCENDIDA

Salazar no es el único que tiene un bajo de promedio carreras limpias. Josh Tomlin, Trevor Bauer, Corey Kluber y Carlos Carrasco, el resto de los abridores de Cleveland, se han conjuntado para promediar 3.55, el quinto mejor registro en la MLB. De seguir con este rendimiento, los Indios podrían llegar a playoffs, algo que no sucede desde 2013.