AFTEROFFICE
buena vida

Cuatrocuatros: un oasis para hospedarse y quedarse a vivir

Es un desarrollo tan atractivo, que ofrece incluso, la posibilidad de quedarse. En 700 hectáreas de extensión se halla un viñedo para la producción de sus etiquetas, comercializadas solamente en el lugar, que posee más de un kilómetro de costa. Se encuentra en Valle de Guadalupe, en Ensenada.
Rosario Reyes
01 julio 2014 0:17 Última actualización 01 julio 2014 5:0
Las cabañas sencillas son para dos personas, mientras que en las dobles se pueden hospedar dos adultos y dos menores de edad. (Rosario Reyes)

Las cabañas sencillas son para dos personas, mientras que en las dobles se pueden hospedar dos adultos y dos menores de edad. (Rosario Reyes)

A un mes de que arranque la vendimia en Baja California, del 1 al 17 de agosto, tiene tiempo de planear con calma una escapada a la festividad que agradece la buena cosecha en el Valle de Guadalupe, en Ensenada.

Cuatrocuatros es un desarrollo tan atractivo, que ofrece incluso, la posibilidad de quedarse. En 700 hectáreas de extensión se halla un viñedo para la producción de sus etiquetas, comercializadas solamente en el lugar, que posee más de un kilómetro de costa. El complejo ha iniciado la venta de terrenos para construcción, así que, en un futuro, podría pasar de ser huésped a residente en un sitio de abrumadora belleza.

En el viñedo se siembra Tempranillo y Merlot, emblemáticos frutos de un proyecto planeado a 15 años, que comenzó en 2008 y actualmente cuenta con 14 cabañas, mitad sencillas y mitad dobles, cuya estructura remite a tiendas de campaña. Este “hotel de un millón de estrellas” cuenta, además, con un mirador natural donde se brinda servicio de bar.

El viñedo ocupa 19 hectáreas de cultivo de uva para la elaboración de sus vinos. El enólogo principal de la bodega es Víctor Torres, creador de caldos tintos, rosados y blancos para la firma. Pero la sagrada bebida no es lo único que se ofrece en exclusiva en el lugar, propicio para la contemplación y el descanso. Como parte del proyecto, se construirá un club hípico y se pretende que cada casa sea distinta, de acuerdo con los desarrolladores, para conservar la unidad del paisaje.

Las cabañas sencillas son para dos personas, mientras que en las dobles se pueden hospedar dos adultos y dos menores de edad. Todas cuentan con terraza interior y exterior, e instalaciones que propician la convivencia con la naturaleza; además, tienen chimenea, calefacción y aire acondicionado.

Restaurante, centro de relajación, traslados aeropuerto / cabañas /aeropuerto, renta de camioneta con chofer, visitas al Valle de Guadalupe y actividades como renta de veleros, paseos a caballo o cata de quesos y vinos, completan la oferta de Cuatrocuatros.