AFTEROFFICE
reflector

Cuarón, simplemente el mejor

Alfonso Cuarón ganó el Oscar a Mejor Director por Gravity, la que calificó como una experiencia transformadora. Sin embargo, se quedó con las ganas de llevarse a casa la estatuilla por Mejor Película, que fue para 12 años esclavo.
Redacción con información de AP
02 marzo 2014 22:40 Última actualización 03 marzo 2014 3:20
Alfonso Cuarón

Alfonso Cuarón pudo jugar con sus estatuillas a Mejor Director y Mejor Edición. (AP)

Alfonso Cuarón cumplió con los pronósticos y se llevó este domingo el Oscar a mejor director con su cinta Gravity. Así, se convirtió en el primer cineasta mexicano y latinoamericano en alzarse con la codiciada estatuilla a la mejor dirección.

El espectáculo espacial protagonizado por Sandra Bullock logró siete estatuillas de las 10 en las que estaba nominado, sin embargo el premio de la noche, a Mejor Película, fue para 12 años esclavo dirigida por Steve McQueen.

"Como cualquier otro esfuerzo humano, hacer una película puede ser una experiencia transformadora. Y quiero agradecerle a Gravity porque para muchos de los involucrados en este filme fue definitivamente una experiencia transformadora", dijo Cuarón al aceptar su estatuilla.

"Para algunas personas la transformación fue sabiduría, para mí fue simplemente el color de mi pelo", añadió en referencia a sus canas lo que soltó la risa en el auditorio.


El mexicano agradeció a su hijo Jonás Cuarón, a Sandra Bullock, a quien se refirió como el alma y corazón de la película, así como a George Clonney, Emmanuel “Chivo” Lubezki, Alejandro González Iñárritu y Guillermo del Toro. Finalizó dedicando el premio a su madre, a quien en español dijo que amanaba.

Lubezki se llevó el Óscar a Mejor Cinematografía por su trabajo en Gravedad. Esta era su sexta candidatura a los Premios de la Academia y su tercera por una cinta de Cuarón, su "amigo y maestro", a quien le agradeció por su creatividad y su pasión.

Escrita por el realizador mexicano con su hijo Jonás, y coprotagonizada por Clooney, Gravity sigue el viaje de un par de astronautas que se quedan varados en una misión espacial y luchan por sobrevivir.

Con sus extensos planos secuencia y hermosas coreografías, Cuarón enfrentó el reto de simular la gravedad cero junto al supervisor de efectos visuales Tim Webber, quien creó para el filme "la caja de luz", un gran cubo rodeado de luces LED dentro del cual Bullock y Clooney fueron arrastrados para simular que estaban flotando.

La innovadora cinta ha sido aclamada por revigorizar la experiencia del espectáculo en la gran pantalla. Y es que más que una superproducción en 3D, es una experiencia que transporta a los espectadores como nunca antes al espacio. Con una recaudación de más de 670 millones de dólares en la taquilla mundial, era además la más popular entre las nominadas.

Cuarón arrasó esta temporada con prácticamente todos los galardones, desde el Globo de Oro y el BAFTA del cine británico, hasta el premio del Sindicato de Directores de Estados Unidos y el Critic's Choice.

El mexicano se midió con los directores con David O. Russell ("American Hustle"), Alexander Payne ("Nebraska"), Steve McQueen ("12 Years a Slave") y Martin Scorsese ("The Wolf of Wall Street").

El primer y único cineasta mexicano nominado al Oscar al mejor director antes de Cuarón fue Alejandro González Iñárritu, en 2007, por "Babel". El premio en esa ocasión fue para Scorsese por "The Departed".

Por otra parte, la odisea de Steve McQueen sobre la esclavitud, basada en las memorias de Solomon Northup de 1853, ha sido vista como un filme parteaguas difícil de ver pero imposible de ignorar. Es la primera ganadora del máximo premio dirigida por un cineasta negro.

"Todo el mundo merece no solo sobrevivir, sino vivir", dijo McQueen, quien le dedicó el honor a quienes, en el pasado y en el presente, han sufrido la esclavitud. "Este es el legado más importante de Solomon Northup".


SIN SORPRESAS

En una noche sin grandes sorpresas, Cate Blanchett fue honrada como mejor actriz y Matthew McConaughey se alzó con el Oscar al mejor actor.

Ella por su interpretación de una frágil dama de sociedad caída en desgracia en la cinta de Woody Allen Blue Jazmin; él por su papel de texano machista con VIH en Dallas Buyers Club, papel para el que adelgazó casi 20 kilos.

Al recibir su estatuilla, Blanchett pidió a Hollywood que deje de ver las películas protagonizadas por mujeres como experiencias de nicho. "¡El mundo es muy grande señores!", dijo y recibió en respuesta una gran ovación.

McConaughey, dijo que necesita tres cosas para sobrevivir en la vida: a Dios, a su familia y un héroe al que admirar.

Tras agradecerle a su esposa, la modelo brasileña Camila Alves, a sus hijos, a su madre y a su difunto padre, el actor de 44 años relató que cuando tenía 15 decidió que su héroe debía ser él mismo en 10 años. Diez años más tarde postergó la fecha otra década y luego una más.
"Mi héroe siempre está a 10 años de distancia", dijo en un alegre discurso de agradecimiento. "Nunca voy a lograrlo".

Como se anticipaba, Jared Leto fue nombrado mejor actor de reparto por su papel de un transexual VIH positivo que se prostituye en el mismo filme de McConaughey y Lupita Nyong'o se coronó como mejor actriz de reparto por su desgarradora interpretación de una esclava torturada en 12 años esclavo.

"No se me escapa ni un minuto que tanta alegría en mi vida se deba a tanto dolor en las vidas de otros, así que quiero saludar el espíritu de Patsey por su guía", expresó Nyong'o, de 31 años, en referencia a su personaje. La actriz keniana nacida en México era la favorita en esta categoría, y con una ovación de sus pares fue recibida en el escenario.

La grande bellezza obtuvo el Oscar a la mejor película de lengua extranjera. Dirigida por Paolo Sorretino, sigue a un escritor que a los 65 años comienza a reexaminar la exuberante vida que ha llevado en Roma, años después de escribir un único libro que lo elevó a la alta sociedad. El filme ha sido celebrado como una oda a "La Dolce Vita" de Federico Fellini.