AFTEROFFICE
culturas

Cuando llegan las preguntas de los cuerpos

Después de 40 años en la danza, Lydia Romero utiliza al cuerpo para hacerse preguntas. Y lo hace a través de las mismas piezas que han marcado su trayectoria. La coreógrafa presenta este jueves el montaje "Escaparates", en el Palacio de Bellas Artes.
Rosario Reyes
02 agosto 2015 21:28 Última actualización 03 agosto 2015 5:0
Escaparates hilvana sus piezas a través de un discurso sobre las apariencias. (Cortesía)

Escaparates hilvana sus piezas a través de un discurso sobre las apariencias. (Cortesía)

Después de 40 años en la danza, Lydia Romero utiliza al cuerpo para hacerse preguntas. Y lo hace a través de las mismas piezas que han marcado su trayectoria. Es un ritual al que recurre cuando celebra un aniversario, como lo hacen, como tradición, la mayor parte de los coreógrafos mexicanos que cumplen años en escena.

“El proceso de montaje necesariamente desencadena un nuevo diálogo sobre dónde estamos ahora, qué pasa con el cuerpo que ha sido sometido a este entrenamiento y refinación de las diversas técnicas”, cuenta Romero, fundadora de El cuerpo mutable/Teatro en movimiento.

El rosario de preguntas viene en cascada, como si se tratara de una revisita a sí misma y sus compañeros de los años 70; han sucedido muchos acontecimientos desde entonces: “Qué es la danza mexicana, qué es lo mexicano en la danza y qué compartimos con otras culturas del mundo; de dónde vienen estos principios originales de la danza moderna y la danza contemporánea, cómo ha transitado esta disciplina hacia nuevos escenarios, y la memoria del cuerpo: los códigos que dejan huellas indelebles en las entrañas, en los huesos de los bailarines”.

Todos estos cuestionamientos surgen a la hora de presentarse sobre las obras creadas y recreadas a lo largo de cuatro décadas. El montaje que reúne estas reflexiones se estrena este jueves en el Palacio de Bellas Artes. Escaparates hilvana sus piezas a través de un discurso sobre las apariencias.

“Habla de la esencia, la trascendencia de todo lo que aparentemente es frívolo: una pasarela, los autos de diseño, los diamantes y qué es lo que genera en el ser humano esta necesidad de poseer la belleza”, reflexiona esta mujer que dirige la Academia de la Danza Mexicana.

De acuerdo con la artista, este estreno es un evento celebratorio al oficio del intérprete. Cuenta con la participación de coreógrafos de diversas generaciones, así como jóvenes recién egresados de la Academia. En la nueva creación, advierte Romero, hay algunos guiños hacia obras emblemáticas de su compañía.

El montaje inicia en las afueras del Palacio de Bellas Artes, siguiendo la tradición de su compañía, que se presenta en escenarios diversos, tanto tradicionales como alternativos, dice, por el aspecto social de El cuerpo mutable/Teatro en movimiento.

“El foro es donde uno se pare. La vida misma es un gran foro. Actuamos casi en cualquier espacio, como ejercicio del trabajo colectivo, así es la danza, algo gregario, de comunidad. Tenemos obras en gran formato, pequeño formato, que se han presentado en foros y festivales, en la calle y en museos, buscando nuevos retos para generar este lenguaje de la danza actual”.

La oportunidad de intercambiar estilos y herramientas enriquece el lenguaje dancístico, sostiene. “Y también tiene un objetivo: mostrar que la danza no solamente es para las nuevas generaciones, sino que permanece y se va transformando con los cuerpos de mayor experiencia. La mayoría ha bailado con la compañía y es una forma de hacer un cover, una versión actual de ciertas interpretaciones del pasado, pero básicamente estamos generando un nuevo lenguaje”.

Actitud clave en los escenarios mexicanos
Lydia Romero
debutó a la edad de 20 años con el Ballet Nacional de México, bailando la coreografía de Guillermina Bravo Interacción y recomienzo. Dos años después, en 1977, junto a otros bailarines entre los que estaba su hermana Rosa Romero, fundó un ensamble de coreógrafos que dio origen a El cuerpo mutable/ Teatro en movimiento, con el que desde 1982 ha producido más de 50 obras coreográficas.