AFTEROFFICE
CULTURAS

Cuando las tinieblas
viven dentro de ti

'Las Tinieblas', cinta dirigida por Daniel Castro Zimbrón que será estrenada el próximo viernes es un escalofriante retrato de la oscuridad que acecha desde el interior de cada persona.
 Rosario Reyes
10 octubre 2017 23:2 Última actualización 11 octubre 2017 5:0
las tinieblas

(Cortesía)

El peligro y las verdaderas amenazas están dentro de uno mismo. Bajo esta premisa, el director Daniel Castro Zimbrón construyó la segunda parte de su trilogía sobre el espacio donde habita el terror: la familia.

En 2012, con Táu, la historia de un biólogo que viaja al desierto de Wirikuta donde, tras una serie de sucesos inexplicables se ve obligado a confrontarse con su pasado y presente, inició esta saga, protagonizada por Brontis Jodorowsky.

La segunda entrega se titula Las Tinieblas. En la trama, que introduce el terror y la fantasía a un drama familiar, Jodorowsky interpreta al padre de Argel, un adolescente que ha pasado su niñez encerrado en el sótano de una cabaña con sus dos hermanos, quienes creen que en el bosque deambula una bestia salvaje. Cuando su hermano mayor desaparece, Argel decide buscarlo, en desobediencia de las reglas de la casa. Poco a poco descubre los misterios que su padre y la naturaleza esconden.

Las Tinieblas es una historia sobre encierro, sobre proteger a los hijos y crearles un mundo más aterrador adentro que afuera, con la buena intención de ponernos a salvo del peligro


El castillo de la pureza, de Arturo Ripstein, es una de las referencias principales para esta historia de aislamiento y amor desmedido. “Me gusta mucho cómo Ripstein maneja esta tensión adentro de la casa; Las Tinieblas es también una historia sobre encierro, sobre proteger a los hijos y crearles un mundo más aterrador adentro que afuera, con la buena intención de ponerlos a salvo del peligro”, dice el realizador en entrevista. “La película es una metáfora de que dentro de uno mismo está la oscuridad”.

A propósito de los escenarios donde ha filmado sus dos primeras películas, Castro Zimbrón explica que tanto el desierto como el bosque son una representación del mundo interno de los personajes. “En ambas historias, los protagonistas están encerrados en sí mismos, dando vueltas en círculos aunque aparentemente estén en libertad”.

1
 

 

las tinieblas


La elección de los planos -que provocan en el espectador una sensación de encierro incluso en las escenas en exteriores-, la metáfora de una bestia amenazante, así como los acercamientos a la mirada de los actores aportan a la construcción de un universo oscuro.

Ganadora del Premio del Público en el Festival de Morelia de 2016, la película se estrena el viernes próximo en salas mexicanas, con 50 copias, luego de presentarse durante un año en diversos festivales como Sitges, en España; Singapur, Varsovia, Chicago, Miami y La Habana.