AFTEROFFICE
culturas

Cuando la memoria es pertinente para relatar el arrojo y la aventura

"Tomando Riesgos. Memorias de José Canasí Azar" avala la sentencia de que también la existencia es una empresa, una aventura. De ascendencia palestina y libanesa, Canasí tiene memoria puntillosa, lo recuerda y lo evoca todo con sumo detalle.
Redacción
05 octubre 2016 22:11 Última actualización 06 octubre 2016 5:0
El testimonio de una vida ligada a la edificación de empresas y retos. (Alejandro Meléndez)

El testimonio de una vida ligada a la edificación de empresas y retos. (Alejandro Meléndez)

Toda vida es una suma de circunstancias. Tomando Riesgos. Memorias de José Canasí Azar avala la sentencia de que también la existencia es una empresa, una aventura. De ascendencia palestina y libanesa, Canasí tiene memoria puntillosa, lo recuerda y lo evoca todo con sumo detalle.

La obra es un documento vivo, como vivas las voces que acompañan el relato, ajuste editorial en el que parece todo cuadrar, como el aparato de un reloj que cuenta historias dentro de la historia, la suma de circunstancias. Si a lo largo del texto la editora va poniendo cada recuerdo en el estante del tiempo. Hay un pasaje puntual: cuando nació Iké Asistencia, ese quiebre en el mercado de servicios de apoyo. Firma que dio el paso adelante en el sector.

El resultado de aquella idea de negocio, detallada en el Capítulo 9 (Nuevos sueños), fue exitoso gracias a lo que el biografiado llama una toma de riesgos. Todo comenzó en 1995, en las oficinas de Banamex, marca que apenas ha dejado de ser para dar paso a Citibanamex. Iké Grupo Empresarial se fundó, después de varias aventuras, en 1989, pero en 2006 ya era una novedad que llamaba la atención de los magazines especializados. Los nuevos emprendedores tendrán en este libro la oportunidad de rastrear pistas para la formación de compañías con futuro en el mundo de los negocios.

Aquí el testimonio de Yolanda Ortiz, directora comercial de la empresa: “El licenciado Canasí quería crear un semillero de gente nueva para moldearla a su estilo y que posteriormente ocupara mandos medios y
direcciones”.

La nueva compañía pronto vio los resultados favorable y se ganó portadas de revistas y reportajes especiales en los diarios.
Las memorias de Canasí confirman que en el mundo empresarial cuenta el arrojo, el orden y la disciplina tanto como la certeza de seguir y mantener un camino bajo los pies.

1
  

   

Libro

Con autorización de la autora, Ana Paula Rivas Ochoa, reproducimos un fragmento de Tomando Riesgos, Memorias de José Canasí Azar
 
Para nuestra sorpresa, Aspe nos propuso comprar el 20% de la empresa de México a través de Protego. El 31 de agosto de 2006, se formalizó esta operación a través de Discovery Americas, un fondo de inversión manejado por Protego.

Para cerrar la narración de los hechos que dieron origen a Iké, Rafael García Alonso concluye:
“Así fue y Canasí se quedó con el 40%, Zabala con otro 40% y el Fondo con el 20% restante; creo que Pepe y Mauricio tuvieron mucha suerte de haberse encontrado en el camino; Mauricio es una persona con gran visión e inventiva, juntos hacen una excelente mancuerna”. 

Derivada de la separación de los socios originales, surge Grupo Iké y al poco tiempo, se constituye Iké Grupo Empresarial. La empresa comenzó a operar en sociedad con el fondo de Pedro Aspe, -Discovery Americas- quien formó parte del Consejo de Administración. Tomaron la decisión de abrir empresas de asistencia en Sudamérica y en los siguientes años, se establecieron en Colombia, Argentina, Brasil y Venezuela (antes de la presidencia de Hugo Chávez).

Ante la expansión del negocio, Pepe comenzó a armar un equipo de gente joven y talentosa.

1
  

  

Libro