AFTEROFFICE
deportes

Correa y Altuve, motores de los Astros de Houston

El puertorriqueño Carlos Correa y el venezolano José Altuve se convirtieron en los emblemas ofensivos de los Astros de Houston, novena líder de Las Mayores, que hace cuatro años fue el peor equipo del circuito.
Alain Arenas
19 junio 2017 22:42 Última actualización 20 junio 2017 5:0
Carlos Correa y José Altuve. (Especial)

Carlos Correa y José Altuve. (Especial)

La temporada 2013 fue la peor de la historia del Astros de Houston, desde que se fundó en 1962. Ganó 51 juegos y perdió 111. Fue su tercera campaña consecutiva con al menos, 106 derrotas. Los mejores tiempos de la organización parecían haber quedado en la década pasada. Apenas en 2005 disputó su única Serie Mundial, en la que perdió 4-0 con el Medias Blancas.

La franquicia repuntó dos años más tarde. A.J. Hinch fue nombrado mánager, en sustitución de Tom Lawless, y el cambió se reflejó inmediatamente. El equipo mejoró su foja a 86-76, su primera campaña con récord ganador en siete años, con la que calificó a playoffs por primera vez en una década. Aunque fue eliminado en la ronda divisional ante el Reales, marcó el inicio del buen momento que vive actualmente.

“Desde 2013 se dedicaron a limpiar a su line up para rearmar al equipo. Utilizaron todos los medios posibles para hacerlo. Por ejemplo, esta temporada trajeron al catcher Brian McCann y al bateador designado Carlos Beltrán por medio de un canje y la agencia libre, respectivamente. Ellos fungieron como un respaldo para el venezolano José Altuve y el puertorriqueño Carlos Correa, quienes han tenido un desempeño de superestrellas esta campaña. Tienen un brillante promedio de bateo”, dice José Alvarado, reportero del diario puertorriqueño El Nuevo Día.

Altuve es el pelotero con mayor antigüedad en la organización. Firmó cuando tenía 16 años. Pasó cinco años en las sucursales, hasta que en 2011 debutó en las Mayores. Vivió la peor época de la novena y sigue tan campante. Desde el 2012 ha conectado, por lo menos, 165 hits en cada una de las cinco temporadas que ha jugado. Esta campaña registra 87 en apenas 71 encuentros.

“Pese a su 1.68 metros –es el jugador de menor estatura en la MLB- es líder a la ofensiva del equipo. No es un pelotero de poder; pero sí inteligente. Tiene la capacidad de adivinar el sitio en el que el pitcher lanzará la pelota para conectarla”, sostiene Alvarado. “En 898 partidos que ha disputado en su carrera tuvo mil 133 hits. En ese mismo número de encuentros, Pete Rose –líder de imparables de todos los tiempos (4,189)- registró mil 97. Es impresionante el nivel que ha demostrado”.

Correa es el segundo mejor pelotero en promedio de bateo del Astros. La novena lo escogió con la selección número uno del Draft de las Grandes Ligas en 2015. Es el tercer jugador de origen latinoamericano en la historia que es elegido en esa posición (los otros fueron Alex Rodríguez, en 1993, con Seattle y Adrián González, en el 2000, con Texas). Alvarado cuenta que siempre fue un prospecto muy valorado en la Liga, por el poder que demostraba con el bat. Aunque sus primeros años fueron difíciles. Cuando tenía 14 años sobrevivió al huracán Georges que arrasó, en 1998, la localidad de Ponce, Puerto Rico, donde vivía.

El shortstop es una garantía al bat desde su debut en 2015. En sus dos primeras temporadas conectó, por lo menos, 108 hits. Ganó el Premio al Novato del Año de la Liga Americana en 2015 y esa misma campaña terminó décimo en la votación para ganar el galardón al Jugador Más Valioso de ese circuito.

“La ofensiva es el punto fuerte del Astros. Hasta el momento los rivales no han encontrado la forma de neutralizar a su orden al bat. Podrán controlar a Altuve o Correa, pero no a los otros peloteros. Sus jugadores ajustan muy bien en la caja de bateo”, sostiene el periodista.

El Astros (46-24) –que visitará hoy al Atléticos en el segundo juego de la serie- es amo del mejor récord de las Mayores. Lleva ocho juegos de ventaja sobre el Yanquis, la segunda novena de la Americana. Sobre el Rangers –segundo lugar de la División Oeste- tiene 12 victorias de diferencia.

“Altuve y Correa han sido clave para levantar a la organización. Son su presente y futuro, porque no rebasan los 28 años. No hay duda de que es el mejor el equipo de la MLB y el candidato más firme para ganar la Serie Mundial”, sentencia Alvarado.