AFTEROFFICE
DEPORTES

¿Copa del Mundo de Alemania conseguida con sobornos?

La FIFA anunció que sus abogados investigarán acusaciones serias que indican que Alemania consiguió ser sede de la Copa del Mundo de 2006 con el pago de sobornos; en la votación para seleccionar la sede los germanos superaron a Sudáfrica 12 a 11.
AP
17 octubre 2015 14:12 Última actualización 17 octubre 2015 14:12
Desde 1999, KPMG Switzerland ha sido responsable por la auditoría de los reportes financieros de la FIFA. (Archivo)

Desde 1999, KPMG Switzerland ha sido responsable por la auditoría de los reportes financieros de la FIFA. (Archivo)

El veredicto de la FIFA cuando Alemania ganó la sede de la Copa del Mundo de 2006 fue enfático y lleno de elogios. Alemania, concluyeron los inspectores de la FIFA, exhibió "el verdadero espíritu del fair play".

Quince años después que el estadounidense Alan Rothenberg presentó su informe, la FIFA anunció que sus abogados investigarán las "muy serias acusaciones" de que Alemania consiguió ese campeonato con el pago de sobornos.

La acusación principal de un reportaje de la revista alemana Der Spiegel es que se creó un fondo de 10.3 millones de francos suizos (entonces unos seis millones de dólares) para conseguir el respaldo de cuatro de los 24 votantes del comité ejecutivo en 2000.

El canciller alemán Frank-Walter Steinmeier pidió el sábado a la federación de fútbol que "ponga en marcha las investigaciones y aclare este asunto lo antes posible".

"Lo mejor por el bien del deporte y del fútbol, y también por el bien de todos, es que no quede ninguna duda", afirmó.

El presidente de la federación alemana de fútbol (DFB), Wolfgang Niersbach, volvió a negar las acusaciones en una entrevista con el portal de la federación.

"La Copa del Mundo no fue comprada", afirmó Niersbach, en referencia a la votación de 2000 en la que Alemania superó 12-11 a Sudáfrica.

La DFB aseguró que Niersbach no estará disponible para dar entrevistas.

Según Der Spiegel, Niersbach, Franz Beckenbauer, encargado del comité de la candidatura, y otros dirigentes sabían de la existencia del fondo, al menos en 2005. Ese año, el ex jefe de Adidas, Roberto Louis-Dreyfus, quien supuestamente prestó el dinero para los sobornos, pidió que se lo devolvieran antes del inicio del Mundial. Louis-Dreyfus murió en 2009.

Aunque estas acusaciones son nuevas, no es la primera vez que hay sospechas de corrupción sobre la candidatura Alemania.

Joseph Blatter, quien está suspendido de la presidencia de la FIFA, insinuó en una entrevista en 2012 que pudo haber ciertas irregularidades.

"La compra de mundiales", razonó Blatter cuando el diario suizo Blick le preguntó sobre las acusaciones de compra de votos para los torneos de 2018 y 2022. "Me recuerda a la votación para 2006, cuando alguien se fue de la reunión en el último momento... quizás yo era demasiado bienintencionado e inocente".

Cuando le preguntaron si sospechaba que Alemania compró la Copa del Mundo, Blatter enfatizó: "Supongo que no".

Charlie Dempsey, entonces presidente de la confederación de Oceanía, se abstuvo de la votación a pesar de tener un mandato para respaldar la candidatura de Sudáfrica en la última ronda de votación. Dempsey dijo que recibió amenazas telefónicas de "poderosos intereses europeos" la noche antes de la votación. Renunció a la FIFA una semana después, y falleció en 2008.

Las dudas sobre la candidatura de Alemania surgieron tan pronto se anunció el resultado de la votación, y fueron mencionadas en un informe de un comité del parlamento británico sobre el fracaso de la candidatura de Inglaterra.

El académico deportivo Alan Tomlinson hizo referencia a las acusaciones en Alemania de que "en la antesala de la votación, se anunciaron varios tratos de negocios con países asiáticos, valorados en varios miles de millones de marcos".

La evaluación de la candidatura de Alemania será realizada por la FIFA y asesores externos, como parte de una investigación más abarcadora sobre las acusaciones de corrupción en el organismo.

Cuando se declaró culpable de crimen organizado y otros delitos en Estados Unidos, el ex miembro del comité ejecutivo de la FIFA, Chuck Blazer, dijo que facilitó el pago de sobornos para conseguir votos para la candidatura de Sudáfrica para el Mundial de 2010.

Además, la fiscalía suiza investiga la votación que otorgó los mundiales de 2018 y 2022 a Rusia y Catar.