AFTEROFFICE
culturas

Convierte en música patrones estelares

Ahora, Enrico Chapela se dedicó a investigar los magnetares o estrellas de neutrones que generan los campos magnéticos más potentes que ha conocido la humanidad, para darlos a conocer en la Sala Nezahualcóyotl este sábado por la noche.
Eduardo Bautista
22 octubre 2015 20:51 Última actualización 23 octubre 2015 5:0
Enrico Chapela. (musiclife.com.m)

Enrico Chapela presentará su obra Magnetar.(musiclife.com.m)

Trasladar la ciencia a la música es un sello distintivo de Enrico Chapela, uno de los compositores mexicanos más destacados de la última década. En esta ocasión investigó sobre los magnetares, estrellas de neutrones que, a ciertas velocidades, generan los campos magnéticos más potentes que ha conocido la humanidad.

El artista convirtió algunos de los patrones de estos cuerpos estelares en notas musicales. El resultado: Magnetar, un concierto para violonchelo eléctrico que tendrá su estreno mundial mañana en la Sala Nezahuacóyotl, con el alemán Johannes Moser como solista, acompañado por la Ofunam.

“Es uno de los trabajos más importantes de mi carrera. Nunca antes me habían comisionado una obra tres orquestas de alto calibre: la Orquesta Filarmónica de Los Ángeles, la Orquesta del Estado de Sao Paulo y la Orquesta de Birmingham”, asegura el compositor.

Estreno Mundial
Magnetar, de Enrico Chapela.Mañana, 20:00 horas; domingo 25, 12:00 horas,
Sala Nezahualcóyotl.

Cuenta Chapela que un día se obsesionó con los magnetares. Su amor por la ciencia le viene de familia. Vio un documental en Discovery Channel y luego leyó vorazmente un artículo en la revista Science. Su ojo, como siempre, observó patrones. Los estudió, los convirtió, los sintió y los tocó en su guitarra eléctrica, a la que le quitó dos cuerdas y afinó como chelo.

Para entender el comportamiento de los magnetares, dice Chapela que incluso contactó al autor del artículo, un científico que trabajaba para la NASA y que resultó que tocaba el violonchelo.

¿Pero a qué suena Magnetar? “Lo que surgió fue el conglomerado de influencias que tengo como guitarrista. En algunos momentos suena a jazz, en otros a metal, a veces funky e incluso hay sonidos de música árabe. Todo esto arropado en el contexto de una obra contemporánea de música orquestal”, explica el compositor, para quien la música y las matemáticas poseen la misma esencia. Un vínculo descubierto por Pitágoras 500 años antes de Cristo.

Chapela considera que México se ha convertido en una fuerza exportadora de compositores. “Nunca antes había habido tantos. Pero en las orquestas no sucede lo mismo, aunque ha habido algunos cambios. Hay que darle vitalidad a esta escena para no seguir repitiendo el repertorio decimonónico europeo”. ––

placeholder