AFTEROFFICE
culturas

Consternación en Alemania por muerte de Günter Grass

"Con la muerte de Günter Grass, Alemania pierde a un artista del que me despido con profundo respeto", expresó la canciller alemana Angela Merkel en una misiva. "Ha marcado como pocos la historia de Alemania, desde el final de la guerra hasta hoy, con su compromiso personal, literario, político y social", agregó.
Agencias
13 abril 2015 13:11 Última actualización 13 abril 2015 13:14
El 28 de marzo había encabezado el estreno de una nueva versión de su novela, el Tambor de hojalata, en el Teatro Thalia. (Reuters)

El 28 de marzo había encabezado el estreno de una nueva versión de su novela, "El tambor de hojalata", en el Teatro Thalia. (Reuters)

BERLÍN.- “Con la muerte de Günter Grass, Alemania pierde a un artista del que me despido con profundo respeto", expresó la canciller alemana Angela Merkel en una misiva. "Ha marcado como pocos la historia de Alemania, desde el final de la guerra hasta hoy, con su compromiso personal, literario, político y social", agregó.

En una carta a Ute Grass, viuda del autor de El tambor de hojalata, la mandataria reconoció su compromiso social y literario en la historia de Alemania. La muerte del escritor, galardonado en 1999 con el Premio Nobel de Literatura, tomó hoy por sorpresa a Alemania
.
El escritor, de 87 años, murió a consecuencia de una severa infección. Fue internado en el Hospital de Lübeck y falleció este lunes temprano rodeado de su familia, de acuerdo a la información que acaba de dar a conocer su oficina en esa ciudad. Su secretaria, Hilke Ohsoling, declaró que a pesar de su avanzada edad, su muerte resultó sorpresiva. Todavía el domingo sostuvo un encuentro con ella.

El 28 de marzo había encabezado el estreno de una nueva versión de su novela, El tambor de hojalata, en el Teatro Thalia. Acudió acompañado de su esposa y fue ovacionado por el público. Disfrutó la ocasión y estaban presentes la mayoría de sus hijos.

El museo en Lübeck sobre el escritor lleva el nombre de “Casa de Günter Grass”, y es ahí donde se ubica su secretariado, que a su vez colocó su poesía Provisiones en su página web. En ella, Grass escribió que quería ser enterrado con una bolsa de nueces y con dientes nuevos “para que cuando cruja donde me encuentro, se pueda suponer: es él, es el de siempre”.

El presidente de Alemania, Joachim Gauck, manifestó que la obra de Grass es “un impresionante espejo de nuestro país, y ésta permanecerá siendo una parte de su herencia literaria artística”. Resaltó también el rasgo del carácter de Grass de desencadenar controversias políticas y sociales, y lo calificó de ser un gran autor y un polémico espíritu político.

La Asociación de los Libreros Alemanes, la más influyente editorial de Alemania, expresó que Günter Grass sentó precedentes a nivel mundial. Destacó que ha sido uno de los grandes escritores de Alemania y al mismo tiempo un espíritu controversial. 

El Premio Nobel de Literatura 2002, el escritor húngaro, Imre Kertesz, expresó también su pesar por la muerte de Grass: “no nos ocupábamos de los mismos temas pero nos estimábamos en forma recíproca”.
Kertesz, quien vive en Berlín desde hace años, se encuentra muy enfermo en un hospital de su natal Budapest, la capital de Hungría.

El presidente del Bundestag, el demócrata cristiano Norbert Lammert, declaró en Berlín que Grass fue una gran instancia política en Alemania y que con su muerte no solo se pierde a uno de los principales exponentes de las letras alemanas, sino también un comprometido ciudadano, que siempre tomó posición ante los asuntos públicos.