AFTEROFFICE
deportes

Conmovedor homenaje al Chapecoense en Medellín y Chapecó

Miles de seguidores del Atlético Nacional de Colombia rindieron este miércoles un sentido homenaje póstumo a los jugadores del equipo Chapecoense. En Chapecó, una multitud abarrotó el estadio para llorarle a las 71 personas fallecidas en el 'avionazo'.
Agencias
30 noviembre 2016 19:25 Última actualización 30 noviembre 2016 20:3
En pancartas gigantes se leía "El futbol no tiene fronteras", "Todos somos Chapecoense" y "Chapecoense inmortal". (AP)

En pancartas gigantes se leía "El futbol no tiene fronteras", "Todos somos Chapecoense" y "Chapecoense inmortal". (AP)

MEDELLÍN, Colombia.- Con velas blancas y lágrimas, miles de aficionados acudieron este miércoles al estadio de Atlético Nacional para rendir homenaje a quienes serían sus adversarios, el equipo brasileño que prácticamente fue aniquilado el lunes en un accidente de avión cerca de Medellín, donde disputarían la final de la Copa Sudamericana.

Poco antes de las siete de la noche (tiempo local), hora a la que iniciaría el partido, empezó un acto de luto para recordar al que llamaron "el hoy eterno Chapé": los jugadores del Atlético Nacional salieron al terreno con flores y caminaron conmocionados a través de una cancha que cambió la rivalidad y el jolgorio por los mensajes solemnes de hermandad con la localidad del sur de Brasil, de donde procedía el humilde equipo, que viajaba ilusionado a jugar el partido más importante de su historia. Algunos de ellos lloraron.

Después de escuchar marchas fúnebres, el estadio estalló al grito de "¡Vamos, vamos, vamos Chapé!". Hubo aplausos y saltos. Se levantaron globos, ramos de flores y banderas blancas. En pancartas gigantes se leía "El futbol no tiene fronteras", "Todos somos Chapecoense" y "Chapecoense inmortal".

1
  

  

(Reuters)
1
  

  

(Reuters)

"Los brasileños no olvidaremos jamás la forma en que los colombianos sintieron como suyo el terrible desastre que interrumpió el sueño de Chapecoense", dijo en español el canciller de Brasil, Jose Serra, interrumpido por sus propias lágrimas y la ovación de los asistentes del Atanasio Girardot, un estadio con capacidad para 40 mil personas. La solidaridad de los colombianos, agregó, ofrece un enorme consuelo, "una luz en la oscuridad cuando todos estamos intentando lo incomprensible".

"Quizás no sea una casualidad que los colores de Chapecoense y Atlético Nacional sean verde y blanco, esperanza y paz más allá de la tragedia", afirmó mientras entre un público visiblemente afectado.

Desde primera hora de la tarde, cuando los asistentes vestidos de blanco empezaron a llenar el estadio, la afición dedicó cantos al equipo accidentado.

1
  

  

(Reuters)

EN CHAPECÓ, BRASIL
Miles de personas abarrotaron la catedral de Chapecó y un estadio para llorar la muerte de las 71 personas en el accidente de avión.

"Perderlos a (casi) todos de una forma tan trágica destruyó totalmente nuestra ciudad y a cada uno de nosotros", dijo Carla Vilembrini el martes por la noche en el exterior de la catedral de San Antonio. Vestía, como muchos otros, la camiseta blanca y verde del club.

1
  

  

(Reuters)

La temporada de ensueño del Chapecoense terminó en una embarrada montaña colombiana el lunes por la noche cuando el vuelo chárter en que viajaba se estrelló al sur de Medellín. Solo seis de las 77 personas que iban a bordo, entre pasaje y tripulación, sobrevivieron. Tres de ellos son futbolistas.

El club vivía la mejor temporada de sus 43 años de historia y el miércoles iba a disputar el primero de los dos partidos de la final de la Copa Sudamericana, el segundo torneo de clubes más importante de la región.

1
  

  

(Reuters)