AFTEROFFICE
BUENA VIDA

Con nueva versión del TT cupé, Audi busca revitalizar el diseño

Los modelos de la firma automotriz en los últimos años han estado dominados por una gran parrilla frontal, conocida como singleframe, con diferencias de diseño entre los vehículos menos pronunciadas.
Bloomberg
04 marzo 2014 0:24 Última actualización 04 marzo 2014 5:0
Audi. (Bloomberg)

Los productos de Audi ya no son tan emocionantes, consideran analistas (Bloomberg)

La primera generación del TT de Audi AG fue aclamada en 1998 por un diseño atractivo que marcó un cambio en el estilo de la marca en esa época. Quince años más tarde, Audi lanza una nueva versión de la cupé emblemática para generar expectativas similares.

El primer TT impulsó la popularidad de Audi y puso Bayerische Motoren Werke AG y Mercedes-Benz en alerta de que la marca Volkswagen AG era un verdadero rival. La renovación se conocerá esta noche en Ginebra pretendiendo Audi diferenciarse una vez más.

Después de casi triplicar las ventas en la última década con modelos como el compacto A3, el coche deportivo R8 y el SUV Q7, el rápido crecimiento del mayor contribuyente de las ganancias de VW se está desacelerando. Los expertos del sector apuntan ahora a Mercedes de Daimler AG como el fabricante de automóviles de lujo que muestra la mayor innovación de diseño y argumentan que en la actualidad los modelos de Audi son un espejo entre sí, siendo difícil distinguir cada modelo.

"La crítica que recibe Audi se justifica", dijo Lutz Fuegener, profesor de diseño de transportes en la Universidad de Pforzheim en Alemania. "Cuando aparece un Audi en el espejo retrovisor en estos días, detectar cual es el modelo se ha vuelto bastante difícil. Es hora de que Audi invente algo más osado otra vez”.

Los modelos de Audi en los últimos años han estado dominados por una gran parrilla frontal, conocida como singleframe, con diferencias de diseño entre los vehículos menos pronunciadas, ya que el segundo mayor fabricante mundial de automóviles premium optó por un enfoque conservador destinado a evitar la alienación de los compradores establecidos.

Cambios de gestión

Eso podría estar a punto de cambiar. El presidente de VW Ferdinand Piëch y el máximo responsable ejecutivo, Martin Winterkorn, quienes dirigieron previamente Audi, están reestructurando al fabricante de automóviles con sede en Ingolstadt, Alemania, con una reforma de la alta dirección, incluyendo nombrar nuevos jefes de diseño y desarrollo. Piech y Winterkorn, que estuvieron a cargo de las innovaciones anteriores de Audi, incluyendo el sistema de cuatro ruedas motrices, Quattro, y la utilización de aluminio en la construcción liviana, en los últimos dos años han reemplazado cinco de los siete miembros de la junta de Audi. El CEO Rupert Stadler y el director financiero Axel Strotbek son los dos únicos que han conservado sus puestos.

Nuevo diseñador

Winterkorn ha cambiado el jefe de investigación y desarrollo de Audi en dos ocasiones desde el 2012, y este año ha reemplazado a Wolfgang Egger, jefe de diseño de Audi desde el año 2007, con Marc Lichte, quien fue el responsable del diseño exterior de los coches de la marca VW.

Wolfgang Duerheimer, que dirigía la marca Bentley de VW, duró menos de un año consecutivo al frente de I + D de Audi antes de que Winterkorn lanzó en paracaídas a su confidente cercano Ulrich Hackenberg.

Hackenberg revivió inmediatamente un proyecto para construir una versión eléctrica del R8 que Duerheimer había postergado. Desde entonces dirigió una pequeña producción del modelo de Audi. Stadler dijo en enero que una decisión vendrá probablemente en el primer trimestre.

BMW eléctrico

El i3 es el primer modelo de producción masiva construido con fibra de carbono, un material más fino que el cabello humano y aún más duro que el acero. Audi, en lugar de construir un eléctrico puro, ha optado por introducir una versión eléctrica e híbrida del A3 a finales de este año.

"Los productos de Audi ya no son tan emocionantes, y BMW ha ganado una ventaja tecnológica con sus coches eléctricos", dijo Juergen Pieper, analista con sede en Fráncfort, con Bankhaus Metzler que recomienda vender acciones de VW. "Es un problema”.

Mientras que Audi tiene como objetivo convertirse en el mayor fabricante de autos de lujo a finales de la década, los analistas predicen que este año, Mercedes, que ocupa el puesto número tres, tendrá ganancias de sus ventas superiores a Audi y que BMW defenderá su liderazgo. Un servicio de pronósticos de la industria automotriz, IHS Automotive, calcula que Mercedes reducirá la brecha conAudi a 89.500 coches en el 2014 - desde 134.700 el año pasado - y que los dos competirán cabeza a cabeza en el 2015.

A medida que Audi trabaja en nuevos modelos que se introducirán en el próximo año, los analistas dicen que el fabricante de automóviles premium debería recordar su propio eslogan, "el progreso a través de la tecnología".