AFTEROFFICE
buena vida

¿Cómo se hace un vino
de calidad?

Una técnica artesanal y la generosidad de la naturaleza son componentes básicos para lograr el balance perfecto de un caldo fino.
Lizbeth Hernández
11 octubre 2017 21:18 Última actualización 12 octubre 2017 5:0
Vino

(Cortesía)

Para que una buena copa de vino llegue a sus manos hay un complejo proceso detrás. Es una cadena de trabajo en la que cada eslabón requiere esfuerzo en equipo. En el proceso intervienen no solo la calidad de la uva, también el cuidado con el que se desarrolla y se cosecha, se elabora y añeja.

La vinícola Concierto Enológico, ubicada en Baja California, comparte cómo consigue la calidad artesanal de sus tintos, como su producto de más alta gama, Gran Concierto, etiqueta producida con uva 100 por ciento cabernet sauvignon. Tiene un color violáceo y referencias a frutos rojos y aceitunas negras, ideal para disfrutarlo con codorniz a las finas hierbas, chuletas de cordero y salsa de moras.

Para obtener una uva de calidad es necesaria una meticulosa labor en el campo. Es fundamental saber cómo tratar bien a la vid. Esto se logra con un programa especial de salud y nutrición para las plantas y la tierra encaminado a procurar un crecimiento idóneo que, al mismo tiempo, favorece un mayor rendimiento por hectárea.

1
 

 

viñedo


El plantío se despliega de norte a sur para que el aire corra en su interior y se disminuya así el riesgo de plagas y hongos por humedad; como el sol sale de este a oeste se consigue una exposición
más directa.

Después del plantado, el proceso incluye la visita diaria al viñedo, en donde cuidadosamente se revisan las vides, que deben estar en su punto al momento de la cosecha y son retiradas manualmente.

La casa tiene tres etiquetas más, Pauta, Forza y Concierto; las cuales son producidas en 13 hectáreas de tierra del Valle de Guadalupe. La vitivinícola tiene un alto control de calidad para la producción de sus caldos; incluye más de 90 procesos.

1
 

 

viñedo


De acuerdo al Consejo Mexicano Vitivinícola, en su estudio Panorama Mundial del Vino, OIV 2016, el consumo de vino en México ha tenido un crecimiento sostenido en los últimos años.

La ingesta per cápita es de 750 mililitros anuales; aún permanece bajo si se compara con los mayores consumidores como España, Italia o Francia, que tienen un consumo de 20, 37 y 47.7 litros por persona, respectivamente.

El Valle de Guadalupe, en Baja California, produce el 90 por ciento de los caldos del país, con 2 mil 750 hectáreas, lo que representa el 67.8 por ciento de la producción nacional.