AFTEROFFICE
BUENA VIDA

¿Cómo comer de todo sin engordar?

La reconocida nutrióloga mexicana Julia Salinas te da algunos tips para llevar una dieta balanceada y saludable, pero nada cruel con tu paladar. Con sus consejos será posible comer de todo. 
Rosario Reyes
05 mayo 2015 22:35 Última actualización 06 mayo 2015 5:0
Etiquetas
La nutrióloga Julia Salinas da tips para comer sanamente. (Alejandro Meléndez)

La nutrióloga Julia Salinas da tips para comer sanamente. (Alejandro Meléndez)

Los horarios laborales siempre contemplan un espacio para comer. La diferencia para lograr una alimentación sana está en lo que come, no en el tiempo que tenga para ellos. Si planea y se organiza, no hay motivo para comer mal, asegura la nutrióloga Julia Salinas.

Lo primero es conocer sus opciones: si hay comedor en la empresa, si puede preparar sus alimentos para llevar o qué tipo de restaurantes tiene alrededor de su lugar de trabajo. Es importante que sepa en dónde va a comer, pues una barra de ensaladas no es sana en sí, sino en la forma en que prepara su plato o, en otro caso, no tiene por qué privarlo de ir a un restaurante japonés o a una taquería.

1
TIPS PARA TODO EL DÍA

   

Ensalada

Julia recomienda que si prepara su comida, empiece el día con un carbohidrato integral, una fruta y algo de proteína, que puede ser un huevo, unos rollitos de pechuga de pavo, unas salchichas de pavo o un cereal con leche y plátano. A media mañana, una verdura, como pepino con chile o un jugo de verduras en lata, unas tiritas de queso, una manzana, o un yogur bebible bajo en grasa y sin azúcar.

“A la hora de la comida no importa dónde comas, empieza con un plato de ensalada, que te ayuda a disminuir el hambre y absorber parte de la grasa. Después de la ensalada puedes consumir carne, pollo, pescado, un guisado, pero traten de entre semana evitar las cosas muy pesadas o fritas, porque te va a dar cansancio después de la comida y menos vas a rendir”, afirma la especialista.

“A media tarde, más o menos a la seis, que mucha gente va saliendo de las oficinas o están en pleno horario de trabajo, te puedes comer un puñito de arándanos o de nueces, cacahuates salados; no mezclar y no compulsar, son 20-25 piezas. A lo mejor una barrita de amaranto, otro yogur, un café con leche, pero si ya te vas a dormir a las ocho, nueve, evitar el café o los tés negros para que puedas descansar”.

Y la noche, para terminar el día, de preferencia no ingerir muchos carbohidratos, ni azúcares, mejor algo de proteína, que puede ser un queso panela con un nopal a la plancha, un poco de atún o queso Oaxaca fundido con champiñones. Si se le antoja alguna fruta en la noche, de preferencia las que no son muy dulces: manzana, pera, fresas o moras, con yogur o queso cottage.
  

Elija lo mejor de cada lugar

1
¿QUÉ ADEREZO ELIJO?


Aderezo

Las barras de ensaladas pueden ser una trampa, asegura la nutrióloga, y hay platos que pueden llegar a las 700 calorías por su combinación. “Para hacer una buenas ensalada tienes que empezar por una mezcla de lechugas, mientras más verdes y más oscuras mejor, después todas las hortalizas y vegetales que quieras y siempre tiene que llevar una proteína. De aderezo, los más ligeros, como aceite de oliva, vinagre balsámico, vinagretas y sólo una cucharada”, destaca.
   

1
¿Y EN UN RESTAURANTE JAPONÉS?

   

Sushi

Si va a comer a un restaurante japonés debe fijarse en lo que pide. En vez de las brochetas empanizadas con el rollito y el bowl de arroz, pida una ensalada de pepino con vinagre de arroz y un rollito o un bowl de arroz, “que sea sólo una porción de harina y puede pedir un tepanyaki de pollo con verduras a la plancha”.
    

1
SE VALEN LOS ANTOJITOS

    

Quesadillas

Tampoco hay razón para privarse de los antojitos. “En los tacos, en vez de 25 al pastor, un alambre de bistec sin tocino, te comes el alambre que es carne con verduras, dos tortillitas y el resto con el tenedor. Si vas a las quesadillas del mercadito, dos de queso Oaxaca con champiñones o flor de calabaza, o de pollo, son mucho mejor que comerte una gordita de chicharrón frita”.
   

1
DIETA ITALIANA

   

Pescado

En un restaurante italiano lo ideal es pasar de la pasta con mariscos y decidirse por un pescado con guarnición de pasta y verduras.
    

1
UNA RICA COMIDA CORRIDA

    

Sopa

La comida corrida también le permite empezar con la ensalada, pues cada vez más negocios la incluyen en su menú. La nutrióloga recomienda en vez de la crema o la sopa de pasta, tomar caldo, un guisado, una tortilla y agua natural. “Si no hay ensalada, te comes el arroz, pero sin tortilla”, comparte.