AFTEROFFICE
buena vida

Colores fantasía para teñir... las axilas

Mujeres que toman las riendas de romper el cánon de la femineidad, tiñen el vello de sus axilas como parte del movimiento 'Free your pits'; esta es una tendencia que también se ha extendido a las áreas genitales. 
NEW YORK TIMES
01 agosto 2015 13:39 Última actualización 01 agosto 2015 14:5
Armpits

Una tendencia recurrente como sinónimo de la ruptura del paradigma de femineidad. Foto tomada de www.freeyourpits.com

Destiny Moreno, de 17 años de edad, se dirigió en auto a la tienda de artículos de belleza Sally Beauty Supply, establecimiento cercano a su casa en Seattle, Washington, en septiembre pasado, con un plan en mente. La mujer acribilló a una empleada de la tercera edad con preguntas sobre los decolorantes, reveladores y tintes que tenía en venta, y la mujer respondió de manera práctica si pensaba teñirse el cabello.

“Le dije: 'Oh, me teñiré el pelo de las axilas’”, dijo Moreno. “Ella me miró consternada durante cinco segundos, y luego empezó a reír y siguió riendo durante toda la interacción”.

Se decidió por Voodoo Blue de Manic Panic, y al día siguiente publicó un video en YouTube en el cual usa una playera sin mangas y orgullosamente levanta los brazos para mostrar su vello axilar pintado de turquesa. El video ha sido visto más de 264 mil veces. Después de que dejó de afeitarse las axilas unos meses antes, Moreno recibió muchos comentarios negativos, y teñirse las axilas de colores brillantes, – desde entonces ha pasado por el rosa mexicano, el morado, el verde, el amarillo neón y el anaranjado – ha sido una especie de acto de desafío.

“Nadie cuestiona cuando un tipo que usa una playera sin mangas se toma una foto que muestra su vello axilar”, dijo. “Pero si yo muestro mi vello axilar en un autorretrato, es algo así como: 'Vaya, una bruja feminista que busca atención’”.

Resulta que el Internet está repleto de mujeres que se tiñen el suyo. Miley Cyrus mostró sus axilas recién teñidas de rosa en una foto que publicó en Instagram el primero de mayo, atrayendo más de 396 mil 'Me gusta’ y más de 30 mil comentarios. En Instagram, han sido publicadas más de 700 fotos de mujeres (y algunos hombres) con la etiqueta #dyedpits (#axilasteñidas).


Y una publicación de blog, “Cómo teñir tu vello axilar”, de Roxie Hunt, una estilista de Seattle, ha sido compartida más de 37 mil veces desde que fue publicada en octubre.

Hace cinco años, Hunt, de 31 años de edad, dejó de afeitare las axilas, que en estos días son rosas (Cleo Rose de Manic Panic). Es fundadora de Free Your Pits (Libera tus axilas), un sitio web que celebra el crecimiento y teñido del vello axilar. “Nuestro objetivo”, escriben Hunt y Rain Sissel, la otra fundadora del sitio, en lo que llaman un manifiesto, “es usar esta demostración de decisión y expresión personal para ayudar a ampliar y desafiar el estándar de 'belleza’ en una sociedad que ya impone demasiados estándares dañinos a las mujeres”.

En Seattle y Pensacola, Florida, se han realizado los llamados “pit-ins”, donde grupos se reúnen para sesiones de teñido. Y a través de Vain, el salón de inclinación feminista en Seattle donde trabaja, Hunt también ofrece el servicio por 65 dólares.

“Una mujer vino para que se las tiñéramos porque iba a una vacaciones familiares y quería enloquecer a sus suegros”, dijo Hunt.
Racheal Bennett, de 20 años de edad, quien vive en Ottawa y está estudiando para convertirse en estilista, dejó de afeitarse las axilas cuando tenía unos 15 años. En diciembre de 2014, publicó un video instructivo en YouTube en el cual se tiñe la axilas del color Virgin Rose de Special Effects.

“Lo hago porque se ve genial”, dijo en una entrevista. “Y porque pienso que las personas deberían poder hacer lo que les plazca, y sentirse hermosas sin importar lo que hagan”.

No todos comparten su entusiasmo. “Mi padres piensan que estoy loca”, dijo Bennett. “Lo han aceptado, pero mi papá sigue sintiendo repugnancia”, agregó.

Breanne Fahs, profesora asociada de estudios de la mujer y de género en la Universidad Estatal de Arizona, publicó un artículo el año pasado sobre un estudio que realizó entre 62 mujeres que dejaron de afeitarse las axilas y las piernas durante 10 semanas, y quienes llevaron diarios sobre las reacciones frecuentemente negativas de parejas románticas, amigos y familiares. Ella le dio la bienvenida a la tendencia del teñido.
“Probablemente la mayoría de las mujeres no dice: 'Me estoy tiñendo el vello axilar como un acto directo de resistencia política’”, dijo Fahs. “Pero, sin embargo, se vuelve so, porque realmente destaca la presencia del vello y la presencia de este aspecto de otro modo silenciado o borrado de los cuerpos de las mujeres”.

Snooky Bellomo, quien con su hermana Tish fundó la marca Manic Panic cuando ambas se instalaron en el escenario punk del East Village en los años 70, está complacida de que sea la favorita entre quienes se tiñen las axilas.

“Lo que una mujer decida hacer con su propio cuerpo y su propio pelo es asunto suyo”, dijo. “Nos encanta desafiar, y nos encanta ir contra los estándares de belleza”.

Como las axilas pueden ser sensibles, quienes se tiñen en casa tienden a usar peróxido de 20 volúmenes para retirar el color en vez de los más fuertes de 30 o 40 volúmenes que podrían usar en la cabeza. Y para evitar decolorar la piel, los especialistas en tintes recomiendan untar vaselina en el perímetro.

En Alyssa Bishop, de 38 años de edad, After Midnight de Manic Panic, un azul oscuro, se despliega como cuerpos de agua en un mapa. Ella tiñe su cabello largo hasta la altura de los omóplatos, sus cejas, su vello axilar y debajo de la cintura. Bishop, quien vive en la Isla de Vancouver en Columbia Británica y trabaja en un invernadero comercial, dijo que sus axilas en particular funcionan como prueba de fuego.

“Si las personas no piensan que mi vello axilar azul es divertido, entonces probablemente no merecen mi tiempo”, dijo. “Es realmente grandioso alejarte de las personas que no te aceptan”.

Y, resulta, que también la mantiene divertida.

“Cuando me veo desnuda en el espejo, me río todo el tiempo”, dijo, “porque pienso que es divertidísimo y asombroso”.