AFTEROFFICE
DEPORTES

COI asegura que organización de Río 2016 es la peor de la historia

El vicepresidente del Comité Olímpico Internacional (COI), John Coates, dijo que el país anfitrión además de los retrasos en las construcciones presentan una desorganización entre los poderes de gobierno.
Agencias
29 abril 2014 12:56 Última actualización 29 abril 2014 12:56
Algunas de los escenarios donde presentan retrasos en su construcción o en su limpieza. (AP)

Algunas de los escenarios donde presentan retrasos en su construcción o en su limpieza. (AP)

MELBOURNE. El vicepresidente del Comité Olímpico Internacional (COI), John Coates, calificó el martes los preparativos para los Juegos de Río de Janeiro 2016 como "los peores" que ha visto debido principalmente a los "graves" retrasos, pero aclaró que no existe un "plan B " para encontrar otra sede.

En un foro olímpico realizado en Sídney, Coates dijo que las construcciones no se han iniciado en algunas sedes, por lo que enfrentan graves retrasos, y que la calidad del agua también es una preocupación a dos años del evento.

"Creo que esta es una situación peor que la de Atenas", dijo el australiano, en referencia a los preparativos para los Juegos de 2004, que estuvieron plagados de retrasos en la construcción de las sedes.

"En Atenas, tratábamos con el gobierno y algunos responsables de la ciudad. Aquí hay tres. Existe poca coordinación entre el gobierno federal, el gobierno del estado y la ciudad, que es responsable de gran parte de la construcción", agregó.

Brasil también ha sido criticado por el organismo rector del fútbol mundial, la FIFA, por los retrasos en la construcción de estadios y otras obras de infraestructura de cara a la Copa del Mundo, que comienza en junio. A dos años de los Juegos Olímpicos de 2016, la situación en el frente de la construcción es igual de sombrío.

"Estamos muy preocupados. Ellos no están listos en muchas, muchas formas", dijo Coates. "Y esto es en una ciudad que tiene problemas sociales que también tienen que abordar; un país que también está tratando de hacer frente a la Copa de Mundo de la FIFA que viene en unos pocos meses".

"Hay burocracia, hay poca coordinación entre el gobierno federal, estatal y de la ciudad, que es responsable de gran parte de la construcción. Los fondos del gobierno federal no fluyen con la rapidez necesaria. Pensamos que necesitamos ayudar a facilitar eso".

Coates, quien preside la comisión de coordinación del COI para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, dijo que cree que el COI ha entregado el mensaje a Brasil.

"Tenemos que hacer que ocurran (los Juegos Olímpicos) y ese es el enfoque del COI, no se puede simplemente dar la espalda", dijo. "Si son exitosos — los primeros juegos en Sudamérica, en una ciudad mágica en tantos sentidos — será una experiencia maravillosa para los atletas".

PREOCUPACIÓN POR LOS PREPARATIVOS

Las obras no han comenzado en Deodoro, un complejo que incluirá los escenarios de ocho deportes olímpicos, y el campo que acogerá el regreso del golf al programa olímpico por primera vez en más de un siglo no tiene césped todavía. La contaminación del agua es una gran preocupación para la vela y otros deportes.

La preocupación por los retrasos ha ido en aumento con el tiempo, pero alcanzó niveles críticos en la reunión de SportAccord en Belek, Turquía, a principios de este mes.

En una inusual crítica contra una sede olímpica, 18 federaciones deportivas ventilaron públicamente su preocupación por los preparativos de Río de Janeiro, y algunos deportes pidieron un "Plan B".

El COI ha decidido enviar a Brasil un especialista de alto nivel en solucionar problemas, el director ejecutivo del COI Gilbert Felli, como parte de una serie de medidas de emergencia para hacer frente a los retrasos que amenazan los juegos. Coates dijo que pronto se nombrará otro experimentado ejecutivo del COI para lidiar con los preparativos.

Los primeros Juegos Olímpicos que se disputarán en Sudamérica han estado plagados de retrasos, crecientes costos y una mala comunicación entre los diferentes niveles del gobierno de Brasil y los organizadores, lo que ha provocado críticas de las federaciones deportivas internacionales.

Con información de Reuters y AP