AFTEROFFICE

Cocina de 'Cassola',
cocina de gran altura

En tu próxima visita a Zapopan, te recomendamos un restaurante donde disfrutar de un brunch hecho con productos frescos y de la región.
Rosario Reyes
02 agosto 2017 0:40 Última actualización 02 agosto 2017 5:5
Cassola

(Cortesía)

El recién inaugurado brunch dominical de Cassola está hecho con el cuidado y dedicación de quien fue cocreador de este concepto en la Ciudad de México, el chef Jonathan Félix. Sus estaciones incluyen parrilla mar y tierra, guisados, huevos al gusto, frutas y barra de postres, con recetas originales que honran los sabores locales y el consumo sustentable al ponderar los productos de la región.

El restaurante se encuentra ubicado en una exclusiva zona de Zapopan, al interior del hotel Hyatt Regency Andares Guadalajara, el cual se erige como el edificio más alto, con 40 pisos y 170 metros de altura.

Jonathan Félix cuenta con una trayectoria en la cadena. En 2015 ganó la final mundial del segundo concurso The Good Taste Series, con creaciones como el Tiradito de salmón Pacífico con crema de ají amarillo y maracuyá, que aún se sirve en el restaurante Rulfo del Hyatt Regency Ciudad de México, para el que previamente había diseñado la carta de cebiches.

“Tuve la fortuna de viajar y tener buenos maestros”, cuenta el ganador del certamen de la cadena Hyatt cuando por primera vez participaron chefs de Latinoamérica. “Esa experiencia me ayudó a comprender la filosofía de la cocina sustentable, porque los platillos tenían que prepararse con ese principio: con producto local fresco y dándole un buen trato hasta que llegue al comensal. México tiene una riqueza de productos que podemos explotar, con un toque más moderno o más sofisticado”.

En Cassola, que cuenta con una agradable terraza, el chef ofrece sus creaciones mexicanas, basadas en tres ingredientes fundamentales: maíz, frijol y chile.

Los Huevos Cassola son una de sus especialidades. Hechos en horno de piedra sobre un huarache de maíz azul con frijoles, bañados con salsa borracha (jitomate rostizado, cebolla, ajo, chile y cerveza), gratinados con queso adobera, servidos con crema y queso Cotija, acompañados de plátano macho frito.

Entre los antojitos, el Sope de marlin ahumado, preparado con masa azul a la que agrega ralladura de lima para exaltar su sabor, se acompaña con aguacate, cilantro y mayonesa de chipotle. También ideó una versión de la tradicional torta ahogada, que no prepara con carnitas de cerdo, sino con pato confitado. Otro de los favoritos de su carta es el Lechón confitado, preparado en horno de piedra y servido con mole de manzana.

Versiones de postres tradicionales de otros países, como una
panacota de rompope con bizcocho de elote y helado de palomitas, o un Bizcocho tres leches con ron y te chai, o un Pastel de chocolate horneado al momento, bañado al servir con café espresso y champurrado, que sirve con helado de vainilla, son algunas de sus opciones para rematar.

En la barra, el comensal encontrará una variedad de cocteles a base de tejuino, tequila y mezcal.

Jonathan Félix, con una trayectoria de más de dos décadas, ha trabajado en hoteles cinco estrellas en Cancún, Miami, Vermont, Acapulco, Playa del Carmen y Emiratos Árabes.